Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafael Cabrera y su presencia en catorce de los grandes

No tiene límites Rafael Cabrera Bello. Lo viene demostrando cada fecha que pasa. De hecho, sus actuaciones se cuentan por éxitos, a los que ahora mismo une el que acaba de conseguir en el USA PGA, en el campo del Batusrol Golf Club. En concreto -casi nada- ahí queda el dato de pasar todos y cada uno de los cortes en los cuatro grandes donde ha participado este mismo año.

Pero no sólo queda en eso. Y es que, con su presencia en este último de los major del año, Rafael añade a su magnífico historial la referencia de haber tomado parte -hasta la fecha presente- en catorce de las grandes citas del golf mundial. Citas que se resumen en su haber de esta forma: Open Británico (5), USA PGA (5), Open Usa (3) y Master de Augusta (1). En ellos pasó los cortes en once ocasiones y exhibió todo su buen quehacer como profesional desde el año 2010. Desde entonces viene mejorando su juego, hasta el punto de conseguir un nivel óptimo en los putts, como bien queda demostrado con sus scores en la actual temporada.

Pero hay más. Valga como expresión de sus actuaciones dentro de este año su tercer puesto en el Mundial Match Play, sus dos subcampeonatos U. Quatar y Dubai, o sus cuartas posiciones en el Shell de Houston y en el Open de Francia. Con la particularidad, a su vez y dentro de esta misma campaña, y, por si fuera poco, que ha conquistado su presencia en las próximas Olimpiadas. No digamos nada si es que ahora, a pocas fechas vistas, consigue la designación para defender el pabellón europeo en la Ryder Cup. Sería el no va más.

Sea como fuere, entre o no en la Ryder, el extraordinario recorrido dentro de este año de Rafael Cabrera a nadie debe extrañarle. Lo viene demostrando -digo yo- desde el mismo momento en que salió por vez primera a un campo. Solo basta recordar -como lo vimos en directo y en su momento- las tarjetas por él presentadas en aquellos primeros torneos juveniles donde antaño tomaba parte en el campo del Real Club de Golf de Las Palmas. Ya por entonces tuvimos la suerte de incorporarlo -por la excelencia de sus méritos- a las páginas de golf que cada lunes publicaba el Diario de Las Palmas.

Lo cierto es que ya metido en la década de los años noventa del pasado siglo, Rafael Cabrera fue, además, demostrando un comportamiento excepcional en cualquiera de las convocatorias nacionales e internacionales donde tomaba parte. Y todo ello con una virtud que sólo es atribuible a esos golfistas donde el swing es importante, sí, pero también el tener una capacidad de oficio propio de una mente bien amueblada.

Y eso es, precisamente, una de las cualidades que en su caso a Rafa le permiten competir con un buen nivel dentro de los más cualificados torneos del planeta. En él, como persona, todo es importante y, como tal, asume con un alto sentido de la responsabilidad en cualquiera de las facetas exigibles para estar entre los grandes. Por eso es hoy una de las estrellas del golf español y europeo, bien sea tanto dentro como fuera de los campos.

En resumidas cuentas, los logros de Rafael Cabrera Bello responden a su vez a las aportaciones propias de su personalidad. Y al mismo tiempo, las que generan el hecho de contar con un excelente entorno como corresponde a quienes, como en su caso, se ven bien arropados en todas las facetas de la vida, ya sean tanto deportivas como familiares.

Compartir el artículo

stats