Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aforismos y expresiones canarias

¡No me des la lata!

Seguramente, el lector habrá escuchado -o pronunciado- en más de una ocasión la expresión 'no me des la lata', pero sin reparar en su significado literal y etimología. '¡No des la lata!' o '¡No estés dando la lata!' se utilizan habitualmente para hacer desistir a alguien o increparle a que cese en su actitud de incordio o molestia jaquecosa. Es sinónimo de 'no me molestes' 'déjame tranquilo' o 'déjame estar'... Donde 'lata' se puede traducir como discurso o conversación inoportuna o actitud fastidiosa y, en general, todo lo que causa hastío y disgusto por prolijo e impertinente. 'Lata' es pues, en sentido figurado, sinónimo de 'majadería' (y quien da la lata es un majadero o un pejiguera). El mismo Diccionario de la lengua registra el 'dar la lata' como verbo coloquial que significa precisamente: "molestar, importunar, aburrir o fastidiar con cosas inoportunas o con exigencias continuas".

Sin embargo, su etimología -creemos- procede del sustantivo 'lata' que es como se llama en Canarias a una 'vara o varejón largo' utilizado habitualmente para atar los vástagos de parras y tomateros (de ahí el nombre de 'latada') que colocados en posición horizontal, la atraviesan a lo largo como 'corredera' y vienen sostenidos por los puntales. (Se llama 'latada' al armazón de cañas o palos en que se atan las parras o los tomateros). Pero su polisemia se extiende con valor de 'bastón', 'garrote o cayado del pastor' o a la 'aguijada' del boyero para picar a la yunta o para estimular o azuzar a los animales de carga en general (en Fuerteventura: 'lata de pico'; en Lanzarote se le llama 'latita' al palo para animar a las bestias). Ahondando aun más en una posible etimología de la expresión, nos resulta bastante sugerente lo referido al juego del palo en Fuerteventura y Lanzarote, donde también se llama 'juego de la lata'. En Fuerteventura al palo de pastor se le conoce popularmente como 'lata': Te voy a dar una latiada. (Expresión típica de antaño que equivaldría a algo así como: te voy a dar una 'entrada de palos'). El palo majorero o lata tiene similares características que el garrote de Gran Canaria. Era utilizado como juego de entretenimiento entre los pastores, en fiestas populares y durante las trillas y las apañadas, y "en los bailes de taifa y del candil para el control de la gente".

Así pues, creemos que la etimología de la expresión procede, como casi siempre, del mundo rural: cuando el boyero ara los cercados con bestias, normalmente una yunta de bueyes o vacas, y se vale de una 'lata' o vara larga para conducir las bestias, en ocasiones una aguijada. De manera similar y en sentido figurativo, cuando se atosiga a alguien insistentemente, fastidiando, es como si se sintiera conducido y molesto como una yunta de bueyes, y de ahí probablemente la expresión: 'No me des la lata' , que a veces se intercambia por 'no me des la vara' (o 'déjate de dar la vara'), expresión esta, quizás más 'moderna', pero que confirma el sentido de la anterior.

Compartir el artículo

stats