Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

La alegría de siempre

La felicidad ha vuelto a la selección española. Las caras de Pau Gasol y compañía transmiten mucho. A veces con un simple vistazo a sus rostros se puede apreciar si van a ganar o si se van a complicar la vida. Y contra Lituania tenían buena cara desde el comienzo. El equipo jugó con autoridad desde el primer segundo, arrasando y casi humillando al contrario. Cincuenta puntos de ventaja no son normales. Liderados siempre por Pau Gasol,incluso fuera del arco, el equipo jugó con alegría y desparpajo, esa que transmite por ejemplo Ricky Rubio cuando anota de tres puntos. El caso del base de los Timberwolves me recuerda al de Jordi Villacampa, que cuando llegaba a la seleccion se anulaba mentalmente y fallaba hasta los tiros libres mientras que en su equipo lo metía todo. Es una cuestión psicológica y no física. Y como en la selección son expertos en contagiarse, tanto para lo bueno como para lo malo, si las cosas marchan bien es más probable ver a Ricky anotar sus tiros.

España volvió a transmitir seguridad y a jugar como los ángeles: con muy buenos porcentajes, participación de todos los jugadores, defendiendo, cerrando el rebote, realizando contragolpes tan vertiginosos que el balón no toca el suelo, corriendo por todo el campo... En definitiva, el ABC del baloncesto, que cuando España lo hace bien, lo borda. Superó a Lituania en todos los terrenos. Fue un ciclón, una apisonadora ante un rival que en la preparación le había ganado dos partidos. Lituania ya tenía la clasificación casi asegurada y cuando se vio en una clara desventaja se relajó y pensó en otros encuentros, pero eso no le resta ningún mérito a la selección.

Ahora con Argentina empieza la competición de verdad, el ser o no ser. Aunque España puede clasificarse aun perdiendo, lo de hoy se puede calificar como el inicio de las eliminatorias. Los partidos perdidos ya son historia. Soy optimista pero Argentina es un lobo con piel de cordero. Son muy fuertes a nivel de selección y va a ser un partido de alto nivel. Aunque ya estén clasificados, para ellos ganarle a España es una gran motivación por la rivalidad que existe entre ambas selecciones.

La victoria es fundamental si España quiere seguir demostrando que está entre las cuatro mejores del mundo. Subir al cajón es difícil porque no hay la misma plantilla que en otros campeonatos pero esta selección sí que está obligada a luchar por ello. Me ha gustado mucho la capacidad de reacción y el resurgir de España después de todos los palos recibidos. Que sigan así.

Compartir el artículo

stats