Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En canal

El reloj de cuco de Íker

Es verdaderamente divertido que la discusión del otro día entre Órbita Laika y Cuarto milenio haya tenido lugar a través de Twitter. ¿El medio usado para la discusión no da ya la razón a una de las partes? Twitter es un espectacular avance científico de las últimas décadas, y es razonable que Órbita Laika lo utilice para expresarse. Pero, por identidad propia y por coherencia, se esperaría que un espacio irracionalista y parapsicológico como Cuarto milenio contestara a esos mensajes de forma telepática, mediante psicofonías o letras que aparecieran al lado de las caras de Bélmez. Para que Carmen Porter pueda enviar eficazmente un tuit han hecho falta las ecuaciones de Maxwell y la electrodinámica cuántica de Feinman. No parece que el equipo de Goyo Jiménez necesite ningún avance del ocultismo para expresar sus ideas. Que el detonante de la bronca haya sido un fragmento del programa de pseudociencias en el que se defendía el potencial dañino de la radiación inalámbrica, y que los fans de Íker Jiménez se hayan defendido escribiendo tuits desde sus teléfonos móviles ya es puro sarcasmo. En aquella inolvidable escena de El tercer hombre, Orson Welles recuerda que la Italia de los Borgia dio lugar a Miguel Ángel, mientras que cinco siglos en Suiza sólo habían producido el reloj de cuco. Bajo su retórica de vendedor de crecepelo, bajo su supuesta amplitud de ideas y valentía en la investigación, tras miles de años de desarrollo, la parapsicología no da dado lugar a un solo conocimiento mantenido en el tiempo, a un sólo avance técnico que haya beneficiado una persona, a un solo fármaco que haya ayudado a un enfermo. Mientras que el mundo que nos ofrece Cuarto milenio sólo vale para ensimismar a ignorantes vanidosos, el mundo que nos ofrece Órbita Laika al menos ha construido los foros en donde discuten los propios enemigos de la ciencia. Ver a Órbita Laika y a Cuarto milenio discutir sobre los peligros de las redes wifi ¡en Twitter! demuestra que el único potencial dañino que tienen las tecnologías inalámbricas es que sirven para transmitir programas como Cuarto milenio.

Compartir el artículo

stats