Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresa familiar: soporte de nuestro modelo económico

Lo veo, lo siento, es así. Todo sistema tiene una estructura que lo sustenta. Y yo vivo en medio de un sistema, si falla la estructura y se encuentra en peligro de colapsarse, yo también. Me va la vida en que no fracase.

Yo no elegí dónde estar; nací aquí y el momento en que nací no dependió de mi. Pero soy un afortunado. Me siento capaz de utilizar el don que me atribuyeron de tener raciocinio y decidir sobre mi futuro. Pensar. Ir más allá de los instintos animales de sólo supervivencia.

Esto creo que lo compartimos todos.

El mundo animal (exceptuando al hombre) se basa en nutrición, reproducción y relación. El ser humano tiene otros objetivos: 'otras obligaciones'. No sé por qué, pero se nos ha dotado de la capacidad de ser inteligentes, de pensar. Ir más allá de nuestras necesidades básicas vitales, aun conservando estas.

Soy consciente de que como especie animal estoy muy por debajo de la media en capacidad de evolución; los progenitores han desarrollado formas de perpetuar la especie, integrando, diseñando, creando, aplicando conocimientos, aprendiendo, suplantando así con la inteligencia aquello que les hacía más vulnerables por pura naturaleza.

Se fue creando un sistema de medio de vida de producción y protección, pues las nuevas generaciones no eran capaces en sus primeros estadíos de salir adelante por si solos. Pero el hombre no es sólo un animal; tiene inteligencia. Esto le hizo ver que su descendencia podía evolucionar y ser más autosu?ciente que los ascendentes. Debía crear un sistema de convivencia en el que cada uno aportara algo que hiciera más independiente su supervivencia. Se dio cuenta de que no todos sus semejantes eran iguales y que podía intercambiar experiencias e incluso productos. Le puso precio a esto. Empezó a ser empresario: creando valor desde su inteligencia y su capacidad de sobrellevar el riesgo. Encauzó su instinto al progreso, proyectado a la siguiente generación. Es la forma natural en que la naturaleza (sin ser consciente) le encargó la evolución. Aparecieron las simbiosis (intercambio bene?cioso para ambos actores) sólo que quien lleva la iniciativa suele tener más rédito.

La naturaleza no reparte igual para todos, unos están más dotados que otros, sea en lo que sea, pero es así. Si tienes más habilidades de superación que tus congéneres, por decantación natural llegarás más lejos, irás más alto en la evolución. Piénsese en lo ?siológico y en lo intelectual. Vemos cómo se van distanciando los miembros de una especie.

El ser vivo en su evolución ha creado sistemas que coordinen y gestionen el progreso de los diferentes órganos que actúan independientemente. Esta creación merma independencia pero es imprescindible para que todo siga funcionando. Alguien manda en un sistema evolucionado.

Saltándome muchos capítulos, con gran imaginación, vislumbramos la diferenciación dentro de la misma especie. Ha nacido el sistema de que cada núcleo (familia) ha evolucionado por sus condicionantes genéticos que nadie eligió. Cierto es que cada uno, basándose en su genoma, puede condicionar su fenoma. O sea, que 'natura da pero tú te lo montas'.

Se llega al punto de que se ve la necesidad de crear, costear y mantener un sistema externo de ayuda y soporte para nuestros objetivos evolutivos. Se crea una estructura que gobierne nuestra convivencia: el Estado, y con el tiempo el Estado del bienestar y nuestro sistema económico.

Si repasamos lo leído hasta ahora, todo se basa en una evolución para que las siguientes generaciones sean más capaces de sobrevivir y perdurar, basándose en una simbiosis descompensada donde unos aportan más que otros pero todos se bene?cian, sólo por su condición genética. Aparece el concepto 'empresa', donde se produce, se crea y se reparten bene?cios tanto entre los creadores como entre los que se desarrollan en ella.

El proyecto de empresa es de pura evolución, de ?n evolutivo, de simbiosis, de compartir por necesidad los bene?cios. El concepto de 'familia' se arraiga como la fórmula más útil de estructura y soporte; las familias son empresarias. Sostienen el sistema.

¿Y si el sistema creado quiere engullir las empresas?

La evolución sola crea un ecosistema sostenible: la 'empresa familiar' como soporte en la convivencia y sobre el que basculan todos los demás estamentos necesarios para nuestro modelo económico.

Sólo capital, sólo economía, sólo éxito, sin más, sin un motivo, ni ?n de futuro de transmitir a las generaciones venideras el legado conseguido, va contra la evolución natural que, por cierto, ha demostrado ser más certera que nuestros inventos.

Muy buena noticia es que el 5 de octubre haya sido declarado Día Internacional de la Empresa Familiar. Esto es un claro reconocimiento y toma de consciencia de la importancia que tiene.

Presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Canarias

Compartir el artículo

stats