Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al azar

La Gürtel, si hay un hueco

Me disculparán que les endilgue el único artículo que no debate si el PSOE ha de arrodillarse ante Rajoy hoy mismo o esperar a mañana, aunque ya se sabe que ésta no era la clave para defenestrar a Sánchez. La llegada del juicio de Gürtel, con la oportuna sordina de la crisis socialista, ofrecerá sin duda nuevos argumentos para incriminar al secretario general decapitado. Como muy bien ha indicado el PP, la mafia saqueadora diseñada por asistentes a la boda escurialense de la hija de Aznar no es una trama de los populares, sino contra los populares. Y dado que?Sánchez ha estado contra la investidura de Rajoy, pecado mortal en este país, algo tiene que explicar sobre su participación en Gürtel. El proceso se abre cinco años después de que Baltasar Garzón fuera expulsado de la carrera judicial, sin duda el mayor castigo que puede sufrir un magistrado. Sostener a estas alturas que el juez no pagó la apertura de la instrucción de Gürtel, equivale a decir que la caída de Sánchez no está ligada a la investidura, o que ETA ejecutó el 11M. Liados con las efemérides, la vista oral se abre ocho años después de la cacería que le costó el cargo a Mariano Fernández Bermejo, el titular de Justicia de Zapatero que vio ensombrecida su imparcialidad frente a otro partido político por su participación en la matanza junto al juez. Rajoy se desperezaba cada mañana señalando que el ministro seguía en el cargo. Se observará la similitud del comportamiento de Bermejo con la campaña de infundios contra partidos rivales planificada por Jorge Fernández Díaz en su despacho, delante de los micrófonos. El ministro del Interior de Rajoy continúa en vigor, y el?PSOE se propone investirlo a ciegas.

La acumulación de estos contrastes empuja a la población a la desesperanzada conclusión de que la corrupción no se paga. En realidad, la factura viene abonada por el conjunto de los ciudadanos. Con una ministra de Rajoy en el banquillo como beneficiaria de la trama, la opinión dominante intenta convencer a los contribuyentes de que el partido de Gürtel, encabezado por los líderes vigentes en el apogeo de Gürtel, es el idóneo para seguir gobernando el país.

Compartir el artículo

stats