Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine Ibértigo 2016

Un verano con Rita

En el ámbito del cine de autor Portugal es, desde hace algunos años, un país sobrado de méritos. Su paso triunfal por los grandes festivales internacionales del ramo lo ponen claramente de manifiesto, año tras año, aportando mil y un argumentos que avalan su reconocimiento internacional como portador de propuestas rigurosamente innovadoras en relación con los procesos de transformación que están experimentado actualmente las nuevas escrituras fílmicas en muchas otras cinematografías nacionales.

Sus cineastas son los que mayor empeño han puesto durante las dos últimas décadas en explorar las capacidades del lenguaje para metamorfosearse y adaptarse rápidamente a las exigencias de una realidad en constante transformación. Así han parecido entenderlo desde sensibilidades tan privilegiadas como las de Joao Botelho, Miguel Gomes, Pedro Costa, Mario Barroso, Marcos Martins, Ricardo Costa, Carlos Coelho da Silva y, desde luego, del gran Manoel de Oliveira y del veterano Joao Cesar Monteiro, ambos ya desaparecidos, que en su deseo de conducir su oficio por la senda de la investigación y no por la del conformismo supieron mantenerse, durante su hiperactiva y longeva vida, fieles a un compromiso profesional que ha dejado una huella indeleble en el imaginario cultural del país.

En consecuencia con esta realidad, Ibértigo, como no podría ser de otra manera, ha incorporado a su presente edición a otro joven representante de esta ola irrefrenable de cine innovador que sigue prestigiando día a día la marca Portugal en todo el mundo. Se trata de Joao Nicolau, otro gran activo del nuevo cine luso que ya participó en la sección oficial de la Mostra de Venecia con su ópera prima A espada e a Rosa (2010), cuyo currículo incluye el premio obtenido en Cannes con su corto Gambozinos (2013) y haber sido montador junto a Monteiro y actor con dirección de Miguel Gomes.

Tras cuatro jornadas repletas de dramas de todos los colores y de historias que nos conducen directa e irremediablemente al desasosiego y a la desesperanza, Ibértigo nos compensa hoy con el estreno de John From, una comedia con encajes rohmerianos, amable e inquietante a partes iguales, aunque muy tonificante, donde Rita, una bella y encantadora adolescente, excelentemente interpretada por la joven actriz lisboeta Júlia Palha, se convierte en el centro de todas las atenciones durante los largos y calurosos días de verano que pasa junto a sus padres y su inseparable amiga Sara en una zona costera al sur del país.

La película que, como digo, rezuma los vapores inconfundibles del cine de Rohmer en su voluntad de retratar los anhelos y contradicciones propios de una edad en la que todo florece como en una luminosa mañana primaveral y los deseos se mantienen a flor de piel, nos introduce en el mundo leve, embelesado e hipersensible de la pubertad a través de las ensoñaciones de una joven que abre las puertas de la vida de par en par, sin calcular las consecuencias, con la consciencia premeditada de estar dando pasos que condicionarán su futuro. Rita, como la Béatrice Romand de La rodilla de Clara (Le genou de Claire, 1970), entra de lleno en el peligroso juego de la seducción, sabe que es un paso ineludible para alcanzar la seguridad que le falta y la madurez a la que aspira junto a su silencioso y deseado vecino.

Aunque Nicolau no es Rohmer, la atmósfera sutilmente turbadora que es capaz de generar a lo largo de la película logra contagiarnos hasta tal punto de que la levedad ambiental de la que hablamos, el tono distendido en el que se desarrolla el tifón sentimental sobre el que cabalga la bella y confiada Rita tiene esa nota de relato pulcro e inocente que destilaban las viejas películas del gran maestro de la nueva ola.

Puede que la película no trascienda como sí lo han hecho los viejos filmes de Rohmer, pero contemplar a la dulce y cautivadora Julia Palha dando sus primeros pasos en el turbulento mundo de los sentimientos es, por encima de todo, una muestra de exquisita sensibilidad cinematográfica.

Compartir el artículo

stats