Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

Lo peor es la temperatura

Me preocupa más el ambiente de crispación y odio que transmite la política nacional que las posibilidades que le aguardan a un gobierno en minoría para mejorar las cosas en este país. Respecto a esto último, no hay que hacerse muchas ilusiones, únicamente desear que no se cometan demasiadas tonterías. Se hará lo que se pueda, más bien poco, como ha venido sucediendo hasta ahora, y casi nunca a gusto de todos. Una parte de la oposición enarbolará la bandera de la protesta permanente, otra, la más constructiva, intentará mantener un tono áspero por el día y conciliador por la noche, a fin de evitar desgastarse. El Gobierno se escudará en el presupuesto para protegerse con los vetos de su fragilidad parlamentaria e intentará llegar a medias soluciones y acuerdos sobre planes con concreción a largo plazo. Bruselas se encargará del resto. La temperatura, sin embargo, es lo más inquietante: el infantilismo frentista que se viene percibiendo y que se pudo apreciar nítidamente en el debate de investidura, la pésima educación rufianesca, el tono lumpen en las intervenciones de algunas de sus señorías, la intolerancia frente al discurso del adversario y el sectarismo que se proyecta en la calle. Sin hablar de la venta al por mayor de odio guerracivilista que parecía en gran medida enterrado tras la supuesta reconciliación nacional iniciada a finales de los setenta. Uno de los grandes pecados identificados de nuestra política es la codicia. El PP se ha convertido durante los últimos años de la corrupción en su paradigma. Pero otro es la soberbia de la izquierda indigente de intentar hacer creer que cualquier penene con ínfulas y vocabulario puede convertirse en la solución mientras demoniza a sus antagonistas. En eso consiste el populismo. El PSOE constitucionalista ha sufrido, desde dentro y desde fuera, con especial virulencia en el último mes en que ha tenido que enfrentarse a los hechos con sentido de la realidad, esa vía emprendida por algunos de sus principales dirigentes en la última década.

Compartir el artículo

stats