Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La que se avecina

Digan de Dylan

Digan de Dylan lo que digan -y ahora dicen mucho- su obra y personalidad como poeta -lo que él esencialmente es- son gigantescas. Es a veces difícil tomar consciencia de la grandeza de alguien cuando lo tenemos muy cerca. Dylan pasará a la Historia, con la grandeza de un Leonardo Da Vinci, un Unamuno, un Whitman y hasta quizá de un Shakespeare. Me hago cargo de lo que digo.

Como a tantos, me tienta citar y traducir algunas palabras suyas que ya forman parte -¿cómo no?- de nuestra cultura, de nuestro consciente e inconsciente colectivo: "When you got nothing, you got nothing to lose. You're invisible now, you have no secrets to conceal... How does it feel?...": "Cuando no tienes nada, no tienes nada que perder. Eres invisible ahora, no tienes secretos que esconder... ¿Cómo se siente...?" (y sigue el estribillo de la canción Like a Rolling Stone: "How does it feel?? -¿Cómo se siente?"-). Podría citar muchas más.

Preguntado en una entrevista sobre su "inspiración", dijo que las canciones ya estaban "allí"; sólo había que tomarlas. Es que Dylan fue poseído en gran parte por la voz del inconsciente colectivo y dijo lo que había que decir. Y fue mucho, y lo sigue siendo. Y lo dice muy bien, con un don para la rima, el ritmo y el vocabulario, digno de un grande, enorme, poeta.

Además está la música, extraordinaria de por sí. Pero un jurado de sordos le daría igual el premio a Dylan por sus palabras, por lo que dice y cuenta. Y también además está el show , su gira de conciertos "interminable", donde sus palabras y música se juntan en el "tinglado de la antigua farsa"... Y más aún, así como Borges creó un personaje Borges, y Valle Inclán un personaje Valle Inclán, Dylan crea un personaje Dylan. Y lo hace muy bien: un Dylan rebelde que se niega a actuar cuando no está claro para quién lo hace. Un poeta comprometido, un poeta irónico y cómico, y amoroso y tierno. Un poeta completo, que asume además la voz del pueblo, a veces en brillantes metáforas: "Using ideas as my maps" (Usando las ideas como mis mapas...) "Lies that life is black and white, spoke from my skull, I dreamed" (mentiras que la vida es blanca y negra dichas por mi calavera, soñé).

Hago mías las palabras de Fernando Aramburu en Lírica viene de lira (El País, octubre 10) "Bob Dylan me ha dado más poesía que muchos de los que ahora protestan. Me basta mi gozo propio para darle la enhorabuena, que es tanto como darle las gracias".

Z El Nobel de Messi

La Academia Sueca ha otorgado el premio Nobel de fútbol de este año a Lionel Messi. Inmediatamente comenzaron las quejas y reproches: que no está a la altura de sus antecesores, Pelé, Maradona, Di Stéfano (también discutido) y el holandés Cruyff (idem), que lo suyo no es exactamente fútbol... Hasta monumentos de mediocridad como Sánchez Tragó han dicho que es un escupitazo al fútbol (habla por la herida, envidia pura y dura: Sánchez sabe que dentro de unos años nadie se acordará de él, aunque la gloria del actual Nobel durará por siglos), que nunca ha ganado un mundial, que desaparece en muchos partidos, y así.

Compartir el artículo

stats