Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piedra lunar

Historema insular

La reciente muerte del senador José Macías, quien fuera presidente del Cabildo de Gran Canaria, ha propiciado que algunos medios hicieran una glosa de los hitos generados por la Corporación isleña en la etapa democrática. El amplio prontuario de temas nos lleva a diferenciar gestión y creación, parámetros propios en cualquier empresa o institución pública. Por ello, el fundamento de la crónica debe de tener en cuenta el principio de que 'la historia se reconoce en el cambio', es decir, en la creación innovadora. Cuando un cronista se dispone a describir los acontecimientos de una comunidad ha de tener presente su significado y trascendencia en el seno de la propia sociedad. A raíz de la aceptación del honorífico cargo, hubimos de indagar en la teoría para afrontar las funciones con solvencia y rigor, y, andando el tiempo, delimitamos el concepto 'historema', al que, por paralelismo filológico (morfema, monema, fonema), lo definimos como "unidad histórica mínima con significado" (UHM). Esa es la crónica. En los últimos cuarenta años, el Cabildo ha propiciado una notable renovación de la Isla en la conformación del tejido social, de tal manera que, desde la perspectiva actual, apenas si se reconoce aquel ayer tan próximo. Cada presidencia ha dejado su impronta, bien en una obra determinada o bien en líneas innovadoras de carácter multidisciplinar. Estos aspectos son los que hay que aislar primero y alinear después cuando se escriba la historia de la Isla partiendo de las crónicas. Por ello, nadie debe atribuirse la invención de la Isla sino que esta se consolida en la cadena de acontecimientos que los representantes públicos sean capaces de generar. Si echamos la vista atrás, en cuarenta años podemos determinar, entre otros, múltiples historemas innovadores: Apoyo a la ULPGC; CAAM; Casas Museos; reforestación insular; PIOT; compra de fincas (Osorio y Tirma); Fedac; Reserva de la Biosfera; nueva Granja agrícola; Cueva Pintada; Estadio de Gran Canaria; Biblioteca Insular; Centro de Arte San Martín. Pero también se destruyeron otros, en virtud de transferencias competenciales: red de Miradores turísticos; Escuela de capacitación agraria; Escuela de hostelería; merma de Ediciones; Ciudad Deportiva Gran Canaria; dejación de instalaciones en Tamadaba. En la opinión de sus sucesores (Márquez, Soria, Pérez, Bravo y Morales) ha quedado constancia de que Macías hablaba con llaneza y sinceridad, abierto a sugerencias que no dudaba en solicitar. En cierta ocasión, en plena cumbre, nos dijo: "Vete por el Cabildo y preséntame algo, un proyecto, cualquier cosa..." A los pocos días tenía sobre la mesa el diseño de la Ruta de Unamuno en Gran Canaria. Lo apoyó desde el primer momento y tras su ejecución pudo disfrutar en silencio la proyección de este novedoso recorrido cultural. La misma propuesta estuvo paralizada durante ocho años en la mesa de unos arrogantes políticos ilustrados.

Compartir el artículo

stats