Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartas a Gregorio

Manuel Ojeda

Periodista

El pajarito canario

Querido amigo, muy mal deben andar las cosas por la televisión autonómica canaria como para tener que quitarse las bragas para ganar audiencia.

El año pasado ya había perdido 180.000 espectadores respecto a la audiencia del 2014, y supongo que tenían que hacer cualquier cosa por recuperarla pero, un despelote de ese calibre en una televisión pública y en un momento tan importante de audiencia familiar, no tiene ninguna justificación.

Ahora María Lorenzo, consejera de Radio Televisión Canaria, viene a manifestar "sentirse avergonzada por el uso denigrante de la imagen de la mujer en la televisión pública de las islas". La presentadora Eloísa González ya nos había mostrado sus encantos el año pasado con su generoso escote, pero este año no se ha cortado un pelo y nos ha enseñado hasta los más íntimos.

Como ha publicado con sorna el diario ABC en su edición nacional, María Lorenzo afirmó que ha sido una lástima que en la retransmisión de la llegada del Año Nuevo en la que se potenciaba el estreno de la nueva imagen del ente público y la nueva programación de la TV Canaria bajo el eslogan Al descubierto, sólo haya servido para dejar al descubierto las miserias, la falta de criterio y de profesionalidad de los responsables de esta retransmisión...

No sé qué clase de consejos dará esta consejera a la RTVC pero, para el caso que le hacen, ella también debe estar haciendo de florero en el ente que se financia con dinero público, a menos que sean las bragas el único producto que haya sufrido los rigores de las políticas de recorte.

El diario La Opinión de Tenerife comenta de las campanadas de fin de año desde San Sebastián de La Gomera, que 389.000 espectadores contactaron al menos un minuto con la transmisión... Hasta mucho tiempo me parece, Gregorio, por lo que el próximo año tendrán que intentarlo con más despelote. Podría ser, por ejemplo, que a cada una de las campanadas las presentadoras se fueran quitando las bragas y los presentadores los calzoncillos... A todo esto y como quiera que las nuestras suenan una hora más tarde, podríamos aprovechar que a esa hora la audiencia estará ya bien cargadita para que todo el mundo se fuera despelotando. Seríamos un programa de referencia nacional con repercusión en el mundo mundial, y que mejor forma de empezar el año que desnuditos como nos trajo Dios al mundo.

Si el año que viene y con permiso de Coalición Canaria pudiésemos dar las doce campanadas desde el estadio de Gran Canaria, los espectadores podrían ir cantando el "Pío, Pío" cada vez que una presentadora enseñara el pajarito...

La RTVC nos va a costar este año más de cuarenta millones de euros a los canarios, aunque no la veamos. Para que luego digan que emiten gratis y en abierto... Bueno, al menos cada fin de año podemos ver porno sin pagar, Gregorio.

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats