Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma

Libre desde la cuna

España tiene 7.000 millonarios más este año pero el 30% de la población más pobre ha visto reducido su patrimonio un 33%, según el último informe de Intermón Oxfam. Esto hará que las personas en edad fértil de ese tercio más pobre -y muchos más de los que están un escalón por encima- si tienen hijos, miren hacia otro lado y compren productos de puericultura hechos en Asia en condiciones de semiesclavitud. Sabemos esto último porque lo ha denunciado en una estupenda entrevista un fabricante español de cunas para ricos. Sus productos de puericultura para el sueño van desde 6.000 euros a lo que quiera el cliente. Su creación fetiche es una cuna hecha con 188 kilos de oro macizo de 24 quilates que vende por 12 millones de euros.

Si usamos la cuna de oro como símbolo o síntoma en un mundo en el que la parte pobre es culpable de la semiesclavitud de otra parte sólo cabe suponer que el dinero de quien compre la camita áurea no tendrá nada que ver con injusticias y semiesclavitudes y su dueño podrá mirar de frente al mundo entero en lugar de apartar la vista al llegar a la inmensa extensión de Asia. Será una persona en el pleno ejercicio de la libertad y del amor paterno-materno filial que todos compartimos cuando decimos "ya sabes que por un hijo lo que sea".

El bebé, que es inocente por el mero hecho de serlo, se beneficiará de una cuna que, según nos suelen decir desde el lado rico, es una aleación del talento, el esfuerzo, la iniciativa y la asunción de riesgos de muchas personas que nada tienen que ver ni con la semiesclavitud de las manufacturas en ningún continente ni con que el treinta por ciento de la población más pobre, a los que su falta de talento, esfuerzo, iniciativa y asunción de riesgos aboca a una pérdida progresiva de su patrimonio, como lo hará el próximo año con otros muchos más cuando siete mil españoles más lleguen a millonarios.

Compartir el artículo

stats