Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

33 Festival de Música de Canarias Balance de la temporada de 2017

Entre las bandas de música y la Sinfónica de Chicago

Una vez terminado el Festival de Música de Canarias y tras el desconcierto general, parecería que sólo hay dos modelos que se contraponen: uno, el defendido por la consejera Lorenzo, el coordinador Nino Díaz y un par de profesionales de la subvención pública que se arrogan la representación de todo el colectivo musical; otro, el defendido por la anterior directora, Candelaria Rodríguez. El primero, llamado insistentemente por la consejera el "Nuevo Modelo", se basa principalmente en hacer cosas distintas de las hechas hasta ahora porque, según dicen, el "Viejo Modelo" ya no es útil en los tiempos que corren; en este modelo se incluyen las Bandas de Música, que vaciaron los auditorios, e infinidad de artistas absolutamente desconocidos para el 99% del público que no fueron capaces de convocar a ese nuevo público que se estaba buscando. El segundo modelo apuesta por las grandes orquestas, como la Sinfónica de Chicago, que sirvan de gancho para atraer turismo americano, o de otros lugares, y que se hable de Canarias en todo el mundo. Considera también que de esta manera se pueden subir los precios garantizando un resultado económico positivo, argumentándolo con todo tipo de cifras.

Mientras la consejera manifiesta que el Festival ha sido todo un éxito, con una mayor cantidad de público y de conciertos, los asistentes habituales no salen de su asombro pues el paisaje vacío de butacas y de emociones musicales ha quedado bien patente. Las declaraciones del coordinador Nino Díaz que califica el recién terminado Festival como el más "bonito de la historia" (sic) parecen denotar un desconocimiento absoluto de lo que ha sido el Festival creado por Jerónimo Saavedra en 1985 y dirigido brillantemente por Rafael Nebot durante veintidós ediciones, que evolucionó desde sus modestos inicios hasta lo que ahora llaman algunos el "Viejo Modelo", pero que el público apoyó año tras año, haciendo incluso colas por las noches para conseguir las entradas ya que era muy frecuente que se agotaran. Se trataba de un modelo basado en una combinación de buenas orquestas con intérpretes adecuados y repertorios seleccionados inteligentemente. Cuando se contrató a la Filarmónica de Berlín -de caché similar a la Sinfónica de Chicago-, tras veintitrés ediciones, se hizo como un hito en esa trayectoria ejemplar, pero nunca con la idea de repetir esa invitación cada dos o tres años como gancho principal, pues el presupuesto de entonces no lo aconsejaba y el de ahora mucho menos. Creo que habría un tercer modelo, adecuado a los tiempos que vivimos, que ya se probó con éxito durante mi etapa al frente de la dirección del Festival y que Candelaria Rodríguez también programó en alguna ocasión con llenos absolutos: traer grandes directores y solistas para que toquen y dirijan con nuestras orquestas canarias, complementándolo con otras orquestas internacionales. Abundaré en este tema en una segunda parte de este artículo.

He buceado en la programación de las ediciones anteriores para repasar y confrontar lo allí acontecido con lo que ahora se dice que, como explicaré a continuación, no coincide con la realidad. Sorprende, para empezar, que el coordinador provisional Nino Díaz critique que "la programación estaba muy centrada en un periodo de 200 años en la historia de la música: el clasicismo, el romanticismo y ahí se acaba todo. Desde 1910 hay 100 años de música por conocer" (La Provincia, 14/12/2016). Esta idea la ha repetido machaconamente en múltiples ocasiones dando a entender que con él se ampliará la programación desde el barroco a nuestros días. También resalta Nino Díaz que con él, el Festival llegará a todos los rincones de las "ocho islas", como si antes no se hiciera. Por último, se arroga la bandera de la defensa de los artistas canarios que, según él, estaban desatendidos por el Festival.

Falsedades en torno a la programación

Tras analizar la programación compruebo inmediatamente que las manifestaciones de Nino Díaz son absolutamente falsas. Pura mentira fácilmente desmontable. Como ejemplo de ello comentaré la programación del primer Festival en cuyo primer concierto Henrik Szering interpretó tres obras, de las cuales solo una correspondía al periodo citado por el coordinador. En el segundo concierto (JONDE) ninguna de las tres obras interpretadas correspondería al periodo en cuestión, especialmente dos de ellas de compositores del siglo XX (Vaughan Williams y Frank Martin). En el quinto concierto solo una estaría en ese periodo, las otras dos son de Falla y R. Halffter. En el sexto concierto se interpretó la segunda de Mahler, que tampoco se corresponde con aquel periodo. Si continuamos mirando el programa de ese año vemos que hay grupos que hacen música barroca (I Solisti Veneti) y otros hacen música del siglo XX.

Pasando a revisar los siguientes festivales también constatamos que hay una gran cantidad de obras programadas que no se corresponden con el periodo clásico romántico. Como ejemplo pueden ver en el cuadro que se anexa algunas de las posteriores al romanticismo y anteriores al clasicismo, citando en algunos casos la edición, el año y los intérpretes. A todos estos habría que añadir los grupos más importantes del barroco, de los que cito, de memoria, a algunos de sus directores: Brüggen, Koopman, Leonhardt, Suzuki, R. King, Gardiner, etc.

Los conciertos en todas las islas

Si uno se deja llevar por las manifestaciones de Nino Díaz y de la consejera Lorenzo parece que la idea de hacer conciertos en todas las islas es de ellos. Sin embargo, ya en el primer Festival se hicieron conciertos en todas las islas e incluso en muchos municipios de Gran Canaria y Tenerife. Además, en muchos de esos conciertos participaban artistas importantes como el Orfeón Donostiarra, Justus Frantz - Christoph Eschenbach, Cuarteto de Berlín, etc.

Revisando las ediciones posteriores podríamos citar algunos de los siguientes intérpretes, entre muchos otros: VII (1991) O. F. Bonn, Concentus Hungaricus, S. Mariategui; IX (1993), O. C. Mannheim, Melos Quartett, E. I. Grenoble; XIX (2003), Cristina Calvo, Trío Ancor, Gustavo Peña, Oslo Camerata, O. Bruckner de Linz; XXII (2006), O. P. C. Polaca, Eva León, Jorge Perdigón, Sigfredo Rosales, Ananda Sukarlan, Cuarteto Aragón, Alquimia, etc.

De otras ediciones destacamos de memoria los siguientes: The King's Consort, O. C. de Kiev, O. C. de Georgia, Virtuosos de Moscú, O. F. Gran Canaria, Nancy Herrera, Virtuosi di Praga, O. C. Irlanda, Wiener Instrumentalsolisten, O. C. Stuttgart, The English Concert, O. S. Tenerife, O. Real Danesa, O. Cámara Varsovia, O. Barroca de Friburgo, O. C. Franz Liszt de Budapest, etc.

Los intérpretes canarios

La intervención en el Festival de los intérpretes canarios ha sido una constante a lo largo de su historia y muchos de ellos han experimentado un salto en su carrera gracias a este. De todos ellos citamos a continuación unos pocos: Alfredo Kraus, Pepita Miñón, Nancy Herrera, Yolanda Auyanet, José Luis Castillo, Sergio Alonso, Javier Negrín, F. Martínez Ramos, Coro Universitario de La Laguna, Carmen Cruz, Iván Martín, Raquel Lojendio, Jorge de León, Juan Antonio Sanabria, Suso Mariategui, M. Orán, Cristina Calvo, Gustavo Peña, Gustavo Díaz Jerez, Eva León, Guillermo González, Gregorio Gutiérrez, etc.

Los compositores canarios

La política de encargos, estrenos e interpretación en general de obras de los compositores de las islas han estado siempre presente en las distintas ediciones del Festival, siendo en muchos casos ejecutadas por importantes orquestas y directores. También, y solo a modo de ejemplo, citamos algunos: Falcón Sanabria, Daniel Roca, Juan Manuel Ruiz, Gustavo y Dori Díaz Jerez, Raquel Cristóbal, Rafael Estévez, Juan Manuel Marrero, Cruz de Castro, Laura Vega, Juan Hidalgo, Lothar Siemens, Xavier Zoghbi, Enrique Guimerá, Emilio Coello, Nino Diaz, etc.

Los canarios y turistas que han tenido la suerte de acudir al Festival a lo largo de su historia recordarán algunos conciertos excepcionales: Vaclav Neumann con la Filarmónica Checa (7ª de Mahler), Celibidache, Giulini con la Scala, Abbado con la Sinfónica de Londres, Kleiber con la Radio de Baviera, la integral de las sinfonías de Schumann por Barenboim y la Staatskapelle Berlin, Estreno Mundial de Hoch Zeiten de Stockhausen, R. Concertgebouw O. con Chailly en la integral Brahms, King's Consort con R. King en la version original de la Música para los Reales Fuegos Artificiales, con una enorme orquesta (24 oboes, 12 fagotes, 9 trompetas?), O. y Coro Teatro Mariinsky con Gergiev en Boris Godunov y la Pasión según San Juan de Gubaidulina, Boulez, Rihm, Berio, etc.

Sorprende escuchar o leer a unos pocos que ejercen de guardia pretoriana de Nino Díaz que este año han presenciado los mejores conciertos de la historia del Festival cuando realmente nadie les ha visto nunca ni en los conciertos del Festival, ni en los de las orquestas canarias, ni en los de la Sociedad Filarmónica, ni en general en ninguna actividad cultural (conferencias, exposiciones, debates?), por lo que su presencia en esta edición, considerada por la mayoría de los asistentes la peor de la historia del Festival, es más que sospechosa e induce a pensar que han utilizado los conciertos de esta edición como barricadas desde las que somatizar obsesiones personales o defender intereses particulares que, en algunos casos, tienen que ver con lo económico.

El presupuesto de los festivales y sus déficits

Otros de los argumentos falsos, repetitivos e inciertos son las relativas al presupuesto de las distintas ediciones y sus supuestos déficits. Se ha escuchado al coordinador y a sus acólitos hacer referencia a la etapa en que el Festival contaba con siete millones, comparándolo con ahora que tiene algo más de un millón, y a los supuestos déficits del pasado. Pues bien, de nuevo estamos ante el uso falseado de los datos para justificar el fracaso del "Nuevo Modelo" que defiende la consejera, el líder de su partido en Lanzarote, el recientemente incorporado al debate presidente del Cabildo de Lanzarote y el propio Nino Díaz, miembro, como los anteriores, de Coalición Canaria en Lanzarote, candidato a concejal de su pueblo y asesor del Parlamento de Canarias nombrado por su partido, antes de ser nombrado coordinador del Festival, si pasar por un procedimiento selectivo como los anteriores directores.

Para aclarar la confusión de las cifras, motivada por el uso en unos casos de la aportación del Gobierno y en otros del presupuesto total, vamos a utilizar solo las cantidades aportadas por el Gobierno, que en la pasada edición fue 1.300.000?, 100.000 más que la anterior.

Cuando en la reunión de la Comisión Asesora del Festival en la que Nino Díaz presentó la programación Jerónimo Saavedra y yo pedimos el presupuesto porque no entendíamos donde se gastaba el dinero, ya que no había grupos relevantes como en años anteriores, la respuesta de la consejera fue que en ese caso habría que revisar los presupuestos de los últimos diez años. La respuesta a una pregunta lógica fue una amenaza de que iban a airear mis cuentas y no con un afán de transparencia, precisamente.

Las aportaciones del Gobierno en mi etapa de director fueron: Festival 2007: 4.302.667; Festival 2008: 3.453.126; Festival 2009: 4.565.324.

El Festival 2007, que no programé yo, por el que la consejera y su círculo me achacan un falso déficit, obtuvo un apoyo suplementario del Gobierno canario, tras varios años de incrementos por debajo del IPC, con la voluntad de continuar en esa línea expresada por el consejero Godoy y la viceconsejero Dulce Xerach, tal como se recoge en el acta de la reunión de la Comisión Asesora del Festival de 3 de abril de 2006 -antes de acceder yo a la dirección- que reproduzco parcialmente a continuación:

Para el Sr. Sabaté hay dos pilares inamovibles: uno, que la voluntad política sea inalterable, como así ha acontecido hasta ahora; y dos, el incremento progresivo de la aportación económica del Gobierno de Canarias. Doña Dulce Xerach le responde que ambos pilares están garantizados por este Gobierno: la línea se mantiene y el presupuesto para 2007 se verá incrementado en una cantidad importante? Toma la palabra el Consejero de Educación, Cultura y Deportes para informar que el presupuesto del Festival de Música de Canarias 2007, cuyo avance de programación ha sido remitido a todos los miembros con anterioridad, supera en 1.400.000 ? al de la edición anterior, lo que acredita la voluntad de fortalecerlo.

En relación a los festivales de 2008 y 2009, el entonces Consejero de Educación manifiesta, según se recoge en el acta de la reunión de la Comisión Asesora de 23 de febrero de 2007, lo siguiente:

D. Isaac Cristóbal Godoy Delgado comenta que la aportación del Gobierno no se va a reducir (refiriéndose al 2008).El Sr. Godoy concluye haciendo hincapié en que en el 2009 tendrá lugar la XXV edición, ocasión que requerirá un esfuerzo económico suplementario.

En la reunión de la Comisión Asesora de 31 de julio de 2008 la entonces Consejera de Educación manifiesta, según se recoge en el acta, lo siguiente:

El Festival de Música de Canarias de 2009 tiene ante si el reto de estar a la altura de la efeméride, XXV aniversario, en unos momentos de fuerte crisis económica. Las previsiones realizadas en su momento, antes incluso de mi llegada a la Consejería de Educación, partían de un presupuesto de gastos del orden de 6.900.000 euros.

De lo anterior se deduce, inequívocamente, que los presupuestos de esos tres festivales fueron producto de una voluntad política del Gobierno Canario, que consideraba al Festival como el evento cultural más importante del Archipiélago y un instrumento de promoción y prestigio de las islas en el exterior y que la nueva Consejera ya se encontró el asunto en estado avanzado, como no podía ser de otra manera, dadas las fechas en que estábamos. No se puede confundir un apoyo suplementario con un déficit porque son dos cosas radicalmente diferentes. No me pasé ni un céntimo de lo presupuestado y por tanto no existió déficit en las cuentas porque se cumplió lo previsto. No se puede justificar la mala gestión actual con mentiras sobre los anteriores gestores. Eso dice bien a las claras qué clase de personas están en estos momentos al mando del Festival y la consejería.

Juan Mendoza. Ex director del Festival de Música de Canarias

Compartir el artículo

stats