Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PAPEL VEGETAL

Escandalosa desigualdad

Ningún país europeo tiene ni de lejos la potencia exportadora de Alemania, y sin embargo, a finales de año había allí unos 13 millones de pobres o ciudadanos próximos al umbral de la pobreza. Es una consecuencia de los minijobs, los contratos temporales o a tiempo parcial posibilitados por las reformas del excanciller socialdemócrata Gerhard Schroeder. Al otro lado del Rin se oyen cada vez más voces que exigen un cambio de rumbo que permita corregir un reparto tan desigual de la riqueza que alcanza extremos escandalosos.

Mientras las empresas no hacen más que presionar a la baja los salarios del grueso de la plantilla, por arriba no parece existir ningún límite a lo que cobran los directivos.

El semanario Die Zeit ha publicado en sus páginas económicas los ingresos conocidos de algunos de los principales dirigentes empresariales del país y las cifras son todas ellas astro-nómicas.

Los ingresos anuales de esos directivos oscilan entre los 9,8 millones del consejero delegado del grupo automovilístico Daimler, Dieter Zetsche, y los 2,7 millones del presidente de Lufthansa, Carsten Spohr.

En otro gigante automovilístico, VW, protagonista de un escándalo de manipulación de las emisiones de sus motores, ha estallado una gran polémica en torno al salario de sus directivos.

Su ex director general Martin Winterkorn, que ingresaba al año antes de la crisis unos 1,9 millones de euros, se ha jubilado con una pensión de 3.000 euros ¡al día!, como señala con sorna el semanario.

El consejo de vigilancia de VW, en la que el Estado de Baja Sajonia tiene una importante participación, estudia la posibilidad de fijar un tope máximo de 10 millones de euros a los ingresos de sus directivos.

Como comparación, la canciller alemana, Angela Merkel, tiene un salario anual de unos 300.000 euros, lo que, como explica Die Zeit, equivale a lo que ganaba el presidente del grupo Daimler en sólo dos semanas.

¡Y luego se quejan los políticos de que los populistas, que denuncian tales disparidades, no dejen de subir en las encuestas!

El grupo parlamentario socialdemócrata parece finalmente decidido a tomar cartas en el asunto y estudia presentar un proyecto de ley para limitar esos sueldos y establecer una relación con lo que cobra el grueso de la plantilla.

También el socio principal de la coalición gobernante, la CDU, parece reconocer que existe un problema.

"Muchos directivos han perdido el contacto con el mundo real y las condiciones de vida de los trabajadores", afirma el secretario de Estado de Hacienda, Jens Spahn.

Pero hay que decir que también lo han perdido algunos dirigentes sindicales que ocupan cargos en los consejos de vigilancia de los grandes grupos y, en lugar de controlar, han sabido beneficiarse de tal estado de cosas.

Uno de ellos, llamado Horst Neumann, del sindicato del metal, se embolsó casi 50 millones de euros entre 2005 y 2015 como jefe de personal de Volkswagen y recibirá en los próximos años de su antigua empresa una pensión que se calcula en más de 23 millones.

Compartir el artículo

stats