Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en primera persona

Los héroes de La Aldea

El mundo del deporte recoge gran cantidad de historias de personas que han causado una gran admiración por lo que han pasado en sus vidas y por cómo lucharon por superar las adversidades y salir victoriosos.

Jesse Owens: en los Juegos Olímpicos de Berlín '36 desafió al régimen nazi, consiguiendo cuatro medallas de oro (100, 200, salto de longitud y 4x100) mirando al mismísimo Hitler a la cara. Criado junto a 11 hermanos en una familia humilde, Jesse se ganó la vida en los campos de algodón desde pequeño, vendiendo periódicos y como ascensorista. Hijo de un granjero y nieto de esclavos.

Emile Zátopek: su historia comenzó en la fábrica de calzado donde trabajaba. En los Juegos Olímpicos de Londres '48, logró la medalla de oro en 10.000 metros y la de plata en 5.000. Sin embargo, fue en Helsinki '52 donde entró en la historia al hacerse en una semana con el oro en 5.000 metros, 10.000 metros y la maratón. En total, compitió en 334 ocasiones, obtuvo 261 victorias y 18 plusmarcas mundiales.

Abebe Bikila: la imagen de este atleta etíope ganando la maratón descalzo en los Juegos Olímpicos de Roma '60 es la de la superación en mayúsculas. Acabó la prueba estableciendo una nueva plusmarca mundial. Para aumentar su leyenda, el atleta en Tokio '64 compitió tras ser operado de apendicitis seis semanas antes. Pero nada pudo con él y se volvió a colgar el oro estableciendo una nueva plusmarca mundial.

Nosotros también tenemos a nuestros propios héroes, quizás los nuestros no tengan medallas olímpicas, sus gestas no están en los libros de historia o en películas que cuentan sus vidas.

Nuestros héroes entrenan todos los días y cada 15 días se levantan muy temprano para salir a jugar a lo que más les gusta, el fútbol. Me refiero a la cadena de fútbol del Club U.D. San Nicolás. Debido al corte de carretera y las promesas incumplidas, estos niños, técnicos y afición deben realizar un auténtico sacrificio para disputar sus partidos fuera de su municipio, teniendo que salir por el Sur y dar la vuelta a la isla, o subiendo a Artenara y luego bajar para jugar sus partidos en la zona de medianías.

Estos niños que nunca pierden la sonrisa, que nunca bajan la cabeza, que se animan unos a los otros cuando las cosas no les salen bien, estos son los auténticos héroes del deporte, y un ejemplo a seguir para muchos.

Todos ellos merecen la total admiración del deporte canario, de la sociedad en general y de todas las instituciones que, a la hora de dar un premio o medalla, deberán valorar todos sus sacrificios, hazañas y fomento del deporte por encima de toda adversidad.

Carlos Álvarez Liria , es árbitro asistente de segunda división B

Compartir el artículo

stats