Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

análisis del rival

Eusebio Sacristán traslada el 'sello' Barça a la Real Sociedad

La UD Las Palmas, que actualmente se encuentra en un momento delicado de la temporada en cuanto a resultados y en el aspecto táctico, donde se muestra muy insegura y vulnerable sin su juguete preferido, el balón, se va a enfrentar hoy al mejor quinto equipo de Primera División, la Real Sociedad de San Sebastián.

Insisto en que el conjunto de Quique Setién está atravesando un bache en estos cuatro primeros partidos de la segunda vuelta del campeonato. Los datos así lo reflejan. De los 12 puntos posibles, únicamente se sumaron tres, los conseguidos en el Estadio de Gran Canaria ante el Valencia. Además, de los últimos 30 puntos disputados, que son diez partidos, el cuadro amarillo solo conquistaba la pírrica cifra de nueve -dos triunfos, tres empates y la friolera de cinco derrotas-.

Hoy viernes, en el coliseo de Siete Palmas, los Pío Pío se van a encontrar con un rival complicado en su propósito de revertir su tendencia negativa. El cuadro donostiarra atraviesa un gran momento de forma y llega en una dinámica anímica muy positiva, gracias a los buenos resultados que le dan un estilo de juego innegociable para su entrenador, Eusebio Sacristán.

Ha trasladado el estilo Barça, del que se empapó en sus etapas como jugador y como técnico azulgrana, a la Bella Easo. Quién nos iba a decir a los futboleros que la Real Sociedad, históricamente ejemplo fiel de las características de un fútbol vasco más rudo y de juego directo, se convirtiera en un equipo donde, en la salida de pelota, sus centrales se desplazan a los costados del área grande y sus dos laterales se adelantan hasta las posiciones de extremos; y donde el mediocentro, Illarramendi, baja a recibir la pelota del arquero argentino Rulli para, entre los seis, sacar el balón jugado con criterio e iniciar el juego combinativo y de continuidad hasta que aparezca la ocasión para hacer un remate a la portería rival con la intención de hacer gol.

Vamos, que los entendidos aficionados canariones van a ver a un cuadro donostiarra que despliega un juego muy parecido al canario que todos alaban; o sea, un fútbol donde prima el gusto por el toque y el buen trato al balón, con esa expresión muy nuestra de "al pie chiquillo".

En el Estadio de Gran Canaria, si todo se desarrolla con normalidad, la Real Sociedad desplegará con toda seguridad un 1-4-1-4-1 como sistema de juego. Los jugadores que lo escenificarán parecen también cantados. Rulli, un portero en un momento de forma más bien irregular lejos de las buenas prestaciones a las que nos tiene acostumbrados, defenderá los tres palos. La línea de cuatro defensores la conforman Odriozola, lateral canterano que tiene enamorada a toda la afición realista por sus cualidades técnico-tácticas y por un poderío físico brutal; Navas, futbolista emergente de mucho futuro, actúa de central derecho; el puesto de central izquierdo es para Iñigo Martínez; y en el lateral zurdo tiene a Yuri, que traviesa un momento dulce.

Por delante de la línea de cuatro, se basta Illarramendi, un mediocentro que no juega desde la posición y que aporta movilidad y mucho robo de balón. Lo secundan dos mediaspuntas en los pasillos interiores: el derecho para el talento de Xabi Prieto y el izquierda para un imprescindible David Zurutuza.

La banda derecha es territorio de un Carlos Vela que se convierte en un puñal por ese costado gracias a sus conducciones en diagonal y por cómo se quita muñecos con sus fintas y regates. En el medio, destaca la movilidad y eficacia de cara a portería bien de Juanmi o de Bautista, canterano del filial realista. En el costado izquierdo veremos a un futbolista de muchos quilates criado en Zubieta, Mikel Oyarzabal, que cuenta con unas condiciones y un talento en el juego combinativo fantástico.

Además, Eusebio dispone de un banquillo de garantías con Granero, Canales, Elustondo, Zadua, David Concha, Toño Ramírez (portero), Mikel González, Gaztañaga o Markel Bergara.

En definitiva, el choque UD Las Palmas-Real Sociedad se trata de un encuentro entre dos equipos que juegan a lo mismo y apuestan por una puesta en escena donde priman el buen trato al balón y el juego combinativo.

Veremos a dos estandartes de las canteras españolas, la canaria y la vasca, en donde los futbolistas son los protagonistas por sus condiciones y cualidades técnicas. Se prevé una noche apasionante de fútbol , con dos de los conjuntos que más están sorprendiendo en la actual temporada. Uno, la Real, llega respaldado por su resultados positivos. El otro, la UD, es garantía de espectáculo por la idea que propone, aunque las victorias se le resistan últimamente.

Alfredo del Castillo.

Compartir el artículo

stats