Que nos disculpe el embajador de la Gran Bretaña, pero aquí en la Gran Canaria, hemos cantado esta semana de forma especial: "¡¡Viva Francia!!" y "¡¡brindemos por Francia!!" No se trataba de euforia electoral tras la victoria de Macron. Era el coro de la ópera que en el Pérez Galdós ofrecía La hija del regimiento. Un canto a los valores de la patrie.