Al parecer hay una comisión de nuestro Parlamento para estudiar la ley electoral canaria y la posibilidad de modificarla. Digo "al parecer" pues de dicha comisión, creada hace algo mas de un año y con reuniones periódicas, creo que mensuales, nada sabemos los canarios. La comisión no informa y los partidos políticos, representados en ella, tampoco... ¿Por qué?

Todo ese misterio, propiciado por el devenir de la comisión, no beneficia a nadie: ni a la misma comisión, ni al Gobierno, ni a los partidos políticos y mucho menos a las organizaciones y personas que deseamos cambiar la ley. Me parece una falta de respeto la no información; una cosa esperable de Coalición Canaria, pues no le interesa la modificación, pero no del resto de partidos pues todos han mostrado su deseo de cambiar el sistema electoral, al menos la bochornosa triple paridad, tal como repetidamente han manifestado PP, PSOE y Nueva Canaria. Como ya he dicho, Coalición Canaria siempre ha sido contraria al cambio legislativo y sobre todo a suprimir la triple paridad, como dijo el presidente Fernando Clavijo textualmente: "La triple paridad no se cambia". Después, presionado por la opinión generalizada en contra de ella, ha impulsado la citada comisión y, por lo que se ve, para que no cambie nada, de acuerdo por lo dicho, no sé si por Maura o por Cánovas del Castillo: "Cuando quiero que algo no prospere, creo una comisión para resolverlo". Espero no sea el caso.

Sobre la ley electoral canaria se ha escrito mucho, desde hace tiempo y ahora aun más, yo también. Y por eso me atrevo a repetir a título de sugerencia, la solución que ya avancé en diciembre de 2016:

La constitución del Parlamento de Canarias según el nuevo sistema electoral que propongo se basaría, fundamentalmente, en la representación de cada isla según su número de habitantes y una representación territorial de dos diputados por cada Cabildo. Se mantendrían, con esta propuesta, los límites o barreras al acceso por demografía para que cada partido político acceda al Parlamento, como actualmente.

Habría así un doble umbral electoral para el acceso de cada formación a Cámara regional: el ya existente del 30% a nivel insular y del 6% a nivel autonómico, aunque también se podría considerar rebajarlos al 20% y 4%, respectivamente.

Con lo anterior resultaría la composición parlamentaria que se puede ver en el cuadro anexo por el que Gran Canaria consolidaría 19 diputados (cuatro más que en la actualidad); Tenerife, 20 (cinco más); Lanzarote y Fuerteventura tendrían cinco diputados (pierden tres y dos diputados, respectivamente); La Palma, cuatro (cuatro menos que ahora); La Gomera y el Hierro, tres (los gomeros disminuyen en uno). En total son 55 parlamentarios, cinco menos que los que componen la actual Cámara regional.

Para terminar, rogamos nuevamente información frecuente, clara y transparente por parte de la comisión modificadora del sistema electoral canario, por parte de esta, del Gobierno y de los partidos políticos. Y no se olviden, la ley electoral no puede seguir así.