Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

Patrimonio de Juego de Tronos

La Unesco ha perdido la batalla frente a la televisión. Los bosques, montañas, desiertos, edificios, paisajes culturales o ciudades del mundo ya no quieren ser Patrimonio de la Humanidad, sino escenario de Juego de Tronos. La ermita vizcaína de San Juan de Gaztelugatxe, por ejemplo, no es Patrimonio de la Humanidad, pero será para siempre Rocadragón, y eso es bueno para el turismo y para la inspiración de los autores de folletos porque la Casa Targaryen mola mucho más que el Comité del Patrimonio de la Humanidad.

Nueva Jersey no necesita a Tony Soprano, Nueva York no necesita a Friends, Londres no necesita a Sherlock, Hawái no necesita a Perdidos y, por supuesto, el Coliseo de Roma no necesita al general Máximo. Petra no necesita a Indiana Jones, Australia no necesita a Nicole Kidman, el templo camboyano de Angkor Wat no necesita al coronel Kurtz de Apocalypse Now, los tesoros egipcios no necesitan la ayuda de Hércules Poirot en Muerte en el Nilo y ninguna selva africana necesita verdaderamente a Tarzán. Pero la isla griega de Skópelos sí necesita a Mamma Mia, al castillo de La Mota en Medina del Campo le viene muy bien la serie Isabel, la capilla escocesa de Rosslyn se convirtió en un imán para los turistas gracias a Tom Hanks disfrazado de Robert Langdon en El Código Da Vinci, Lastres le debe un par de copas al doctor Mateo, Nueva Zelanda es algo más que los All Blacks gracias a El señor de los anillos, Tatooine es lo que es sobre todo por La guerra de las galaxias, todos queremos visitar Texas porque ahí nació Sheldon Cooper y hasta Peñíscola mira más hacia el chiringuito de Pepe que hacia al Papa Luna. Y, sobre todas las series y sobre todas las películas, está Juego de Tronos, que convierte en oro las localizaciones que toca. Ojalá el equipo de producción de Juego de Tronos decida incluir la única columna en pie del templo de Artemisa en Éfeso o la deliciosa cueva asturiana del Pindal en un capítulo de la serie. Ser Patrimonio de Juego de Tronos es, ahora mismo, bastante más importante que ser Patrimonio de la Humanidad.

Compartir el artículo

stats