Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al azar

Trapero cae por eficaz

El alineamiento ideológico será premiado en España si coincide con el mayoritario en un momento determinado, con un riesgo del cincuenta por ciento. En cambio, la eficacia será unánimemente castigada, según demuestra el extenso victimario que se detenía en Baltasar Garzón y que hoy se prolonga en la destitución de Josep Lluís Trapero. El mayor de los Mossos no recibe el cese por estar investigado penalmente. En el PP, la imputación se contempla como un mérito y casi un requisito. Con buena parte de sus ministros reprobados y una larga lista de amigos en el banquillo, Rajoy sospecha de sus correligionarios que no han sido solicitados por un juez.

Trapero cae por eficaz. Selló su suerte tras los atentados islamistas de agosto. Mientras Rajoy retrasaba durante horas su llamada a Ada Colau y su desplazamiento a Barcelona, "he venido cuando he podido", el comisario liquidaba el comando de Isis en un plazo aceptable. Esta solvencia imperdonable empeoraba con una soltura ante los medios que contrastaba con un Gobierno simbolizado por el reprobado Zoido, que siempre parece efectuar sus declaraciones en la sobremesa de un opíparo banquete. La desidia del ejecutivo del PP fue decisiva para que el mayor de los Mossos brindara al mundo una imagen moderna de Cataluña. La prensa extranjera contemplaba estupefacta a una región funcionando en la vigilia dolorosa de la matanza con la prestancia de un Estado.

Al igual que Garzón y la larga lista de represaliados por su eficacia, Trapero tampoco será recompensado por no haber empeorado la imagen de España ante el mundo durante el 1 de octubre. Ningún responsable policial de las agresiones ha declarado aún, a Trapero ya le ha pedido la cárcel un fiscal general reprobado ante una Audiencia antiterrorista. Su adiós al cuerpo despide un aroma republicano, pero de los años treinta. No escribí una sola línea mientras el mayor cumplía con su deber, entre parabienes de quienes hoy lo quieren esposado. Cabe esperar que la historia sea más honesta con él que sus contemporáneos.

Compartir el artículo

stats