Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi noray

Mar de velas

La fiesta de la vela llega cada año al puerto de La Luz en este mes de noviembre protagonizada por esa concentración de más de 300 embarcaciones para cruzar el Atlántico hasta las aguas del Caribe, haciendo de nuestra capital un lugar de obligada parada, para casi dos mil tripulantes que se alojan en sus yates para vivir esta aventura que este año cumple su XXXII edición y que puso en marcha allá por 1986 aquel visionario rumano Jimmy Cornell bajo la denominación de Atlantic Rally of Cruises (ARC).

Paralelo a este evento la Fundación Puertos de Las Palmas viene organizando desde hace siete años el certamen de pintura rápida Mar de Velas para que los artistas residentes en nuestra Isla muestren sus habilidades en una jornada prevista para el próximo sábado día 11 en el mismo muelle Deportivo y que es todo un importante acontecimiento que viene a dar el mayor realce posible a esta fiesta anual de la vela en esa conjunción entre la ciudad y su puerto.

Es digno de resaltar que lo que ayer comenzó casi en familia con muchas carencias en la dársena de embarcaciones menores, gracias al empuje y tesón de los dirigentes de la Autoridad Portuaria y de otras personas encabezadas por Pedro Abrante y otros colaboradores, la Marina de Las Palmas tenga un prestigio internacional al convertirse en parada obligada, no solo de esta regata sino de otras citas del mundo de la vela que han pasado por estas aguas.

A este esplendor han contribuido también el propio Ayuntamiento de esta ciudad y el Cabildo de Gran Canaria que en los últimos años han sabido valorar el importante filón económico que supone el paso cada año por esta bahía de Las Isletas, de esta legión de navegantes que toman como lugar de parada y fonda a nuestra Isla, que tanto sabe de aventuras marítimas camino de América desde los tiempos de Colón.

Compartir el artículo

stats