Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

Insurrección

Por volver a comprobar que la tele es la caja tonta solo si la ves a lo tonto. Por pasar un buen rato de ocio en casita después de cenar. Por irte a la cama contento y sin la sensación de que tras un duro día de trabajo en la tele se han reído de ti. Hoy por la noche, en laSexta, ¿Dónde estabas entonces? De buen rollo.

Por venganza. Por añadir una piedra al alud que ha comenzado a sepultar a Gran hermano, con quien compite directamente. Por poder contar dentro de 40 años dónde estabas tú entonces y qué hiciste cuando GH entró en crisis tras años arrasando y cambió la historia de la televisión al fracasar el programa antes que había cambiado la historia de la televisión. Hoy por la noche, en laSexta, ¿Dónde estabas entonces? Con mala leche.

¿Dónde estabas entonces? ya lideró y dio sopa con ondas a GH la semana pasada. Pero también a TVE, que dispone del más grande archivo de imágenes del último medio siglo, y tiene mucho que aprender. LaSexta hace un programa a caballo entre la nostalgia de la buena, la Historia de España con mayúsculas, el periodismo de investigación sencillo pero eficaz y la vertebración del Estado sin pamplinas. Y demuestra con una mínima inversión qué es la televisión de servicio público más allá de Carlos Herrera, Javier Cárdenas y el pez rey con pa amb tomàquet, becada con manzana y ñoqui de maíz.

Cachitos de hierro y cromo es una pirueta de ingenio y complicidad que lamentablemente se queda en la música y no va más allá. Ochéntame otra vez es un apéndice tardío de Cuéntame que no se atreve a caminar solo. Pero Ana Pastor presenta una hermosa fórmula televisiva en la que nos pregunta "dónde estabas entonces" como pretexto para descubrirnos dónde están ahora los grandes y pequeños protagonistas de nuestra historia. Ahora te toca a ti. Pasa del culo de Maico, Carlota y Yangyang. Da igual que los expulsen o queden en ese GH que se hunde. Asómate a ver dónde están ahora quienes entonces estaban donde tenían que estar. Como harás tú hoy. Como un halcón llamado a las filas de la insurrección.

Compartir el artículo

stats