Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rubén Reja

reflexión

Rubén Reja

Más 'Hidalgos', por favor

El coste de los vuelos ya no es excusa para los residentes canarios. Subirse a un avión y cruzar de punta a punta el Archipiélago está al alcance de casi todos. La aplicación del 75% de descuento en el transporte aéreo y la irrupción de nueva y sana competencia en el sector acercan más a los canarios. La entrada en el mercado regional de Air Europa debe traer aires frescos a los cielos isleños que, salvo la modesta presencia de Canaryfly, han estado dominados durante las tres últimas décadas por Binter Canarias. Romper las cadenas del monopolio será la misión cortoplacista de Air Europa que impondrá precios más económicos para el consumidor final, al que hasta hace muy poco le costaba un pico moverse entre islas. La apuesta decidida por el mercado canario de Juan José Hidalgo, presidente de Air Europa, con la puesta en marcha de treinta vuelos diarios, responde a una vieja reivindicación que pone sobre la mesa una oferta aérea justa y competitiva. La compañía "viene para quedarse" y genera 200 puestos de trabajo, según asevera su presidente. Este nuevo servicio podría animar a otras empresas del sector a probar fortuna y desplegar sus alas para cubrir los tres millones de desplazamientos que registra Canarias anualmente. La aerolínea portuguesa Sata, a modo de ejemplo, siempre ha amagado con dar el salto y trasladar su experiencia de las Azores a nuestro Archipiélago. Cuanta mayor competencia exista, mayores alternativas y mejores precios dispondrá el consumidor final. La competencia, siempre sana, provoca que las empresas se mantengan alertas y multipliquen esfuerzos en su mejora continua. La tarta aérea en las Islas es más que suculenta y, habrá que estar ojo avizor para denunciar futuros pactos de precios que pudieran darse entre los operadores. Competidores capaces de implantar precios aéreos sugerentes y tender puentes entre los canarios, que durante una infinitud solo se han topado con irreductibles muros en forma de tarifas imposibles. Bienvenidos sean, por tanto, más 'Hidalgos', por favor.

Compartir el artículo

stats