Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REGRESO AL FUTURO

El padre de internet reniega de su hija

El físico británico Tim Berners-Lee, considerado uno de los padres de internet, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2002, acaba de confesar su desconcierto al diario The Guardian: siente que la red de redes que contribuyó a crear está transformándose en un monstruoso e incontrolable sistema de manipulación donde los algoritmos que mueven la inteligencia artificial están contribuyendo a hipnotizar y polarizar a millones de personas para dirigir sus compras o sus votos. "Sigo siendo optimista, pero soy un optimista parado en lo alto de la colina con una desagradable tormenta dándole en la cara". "No podemos dar por sentado que la red nos llevará a cosas maravillosas", añade. Pero hubo un tiempo en el que Berners-Lee sí lo creía. Era de los que veía la red de redes como una plataforma abierta "que permite a cualquier persona compartir información, acceder a oportunidades y colaborar a través de fronteras geográficas". Esa es la teoría. Pero la práctica dice que las noticias falsas y la propaganda se han disparado gracias a los sistemas de publicidad de las grandes plataformas como Google y Facebook, que incentivan a los creadores de contenidos que reciben muchos clics. El "clickbait" (anzuelo de clics), aquellos contenidos diseñados para despertar interés o morbo y generar ingresos publicitarios, a expensas de su calidad, están en el centro de su sistema que, según Verners-Lee "está fallando". "La forma en que los ingresos publicitarios funcionan con clickbait no está cumpliendo el objetivo de ayudar a la humanidad a promover la verdad y la democracia", declara a "The Guardian" el padre de la web. Aún ve salida: "Estamos tan acostumbrados a que nuestros sistemas sean manipulados que la gente piensa que es así como funciona internet. Pero necesitamos pensar cómo debería de ser. Uno de los problemas del cambio climático es hacer que las personas se den cuenta de que es antropogénico. Es el mismo problema que tenemos con las redes sociales: son artificiales, si no están sirviendo a la humanidad, pueden y deben ser cambiadas", sostiene. Werners-Lee que "no es demasiado tarde para cambiar las cosas, siempre que las personas desafíen al status quo". El padre de internet está estos días en Washington tratando de frenar otra de las medidas que más va a cambiar el uso de la red: el final de la llamada "neutralidad" de la web que está promoviendo la administración de Donald Trump. Hasta ahora, los proveedores de servicios de internet (ISP) tenían la obligación de tratar por igual todos los datos "ya sea un correo electrónico de su abuela, una transacción electrónica o un episodio de Stranger Things". pero ahora grandes proveedores de cable como Comcast, Verizon o AT&T podrán elegir qué datos envían más rápidamente o qué servicios bloquean, según cuánto paguen esos usuarios o cómo sean sus intereses corporativos. Berners-Lee se opone. Defiende que la conectividad, en el siglo XXI, ha de ser como el agua, un servicio público.

Compartir el artículo

stats