20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

RESETEANDO

Javier Durán

Periodista

Prohibido fumar en Las Canteras

Preguntar en una consulta popular si la playa de Las Canteras, parcialmente o en su totalidad, debe ser una zona libre de tabaco no deja de ser una incongruencia. Tenemos claro que la salud de los otros está por encima de la de los fumadores, por lo que cualquier oportunidad para que los seguidores del hábito persistan en su derecho no parece de recibo. Hablamos del verdadero pulmón verde, el más grande y hermoso, dada la resistencia de los gestores públicos a abrir la mano en la creación de grandes zonas verdes para la práctica del deporte y del paseo. Como consecuencia de ello, Las Canteras ha pasado a ser no sólo un espacio de asueto y mantenimiento físico, sino también el mejor balneario cardiovascular de mayores y no tan mayores. A la vista de estos usos dominantes, lo más lógico es acabar con el tabaco y sus humos, nada compatibles con la necesidad de aire puro y del aumento de la calidad medioambiental en un contexto donde este tipo de reconocimientos siempre dan prestigio. Es muy molesto ir a Las Canteras a tomar el sol o a darse un baño y tener al lado a un fumador empedernido que, al acabar la faena, entierra la colilla en la arena. Y lo mismo ocurre cuando caminas por el Paseo y te echan sobre el rostro una bocanada de humo. O cuando estás por la orilla. O cuando estás en una terraza viendo La Barra. Tampoco hay ninguna justificación para que la prohibición sea por zonas: de cara a la consulta me posiciono a favor de la prohibición total, no sólo de La Puntilla a Los Muellitos, sino también de El Confital. ¿Intolerante? Hay razones más que objetivas para desenfundar el no rotundo, y por otra parte hacemos un favor a los consumidores, que cada vez ven más reducido su espacio de libre albedrío para matarse ellos mismos y a los que tienen a su alrededor, que pueden morir poco a poco, sin darse cuenta.

Compartir el artículo

stats