Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CARTAS A GREGORIO

Manuel Ojeda

Periodista

De pelos y señales

Q uerido amigo; el pelo es la protección más eficaz que tenemos en la cabeza, por eso los calvos estamos tan desprotegidos, y cuando te das un cabezazo con la esquina del mueble bar, ves las estrellas en tecnicolor y pantalla panorámica.

También los pelos de la nariz nos protegen del polvo y la contaminación. Las pestañas sirven para que no te deslumbres con la luz y las cejas son para proteger los ojos del sudor. Por su parte, el pelo de las axilas facilita el rozamiento, mientras que otros vellos corporales de los que podríamos dar pelos y señales nos protegen de casi todo.

Por los pelos se demuestra que los hombres nos protegemos más que las mujeres, un síntoma claro de que las mujeres se sienten más seguras que nosotros, que somos débiles y peludos. Los hombres tenemos pelos hasta en el culo, prueba evidente del temor a que nos ataquen por la retaguardia...

También es curioso que cuando decimos "Me gusta tu pelo" nos referimos a todos los pelos de la cabeza, pero cuando hablamos de tus narices nos referimos a una sola, igual que cuando decimos las bragas, los calzoncillos, los pantalones o las gafas.

La inolvidable cantante Chavela Vargas (Costa Rica, 1919 - México, 2012) fue un personaje irrepetible. Conoció a grandes pintores de la época como Picasso, Diego Ribera o Frida Kahlo, y también a los escritores Neruda y García Márquez. Le gustaban el vino y las mujeres, y una de ellas, sorprendida por su desparpajo y sinceridad, le dijo: "Doña Chavela: usted no tiene pelos en la lengua...", a lo que la cantante contestó: "Porque tú no quieres, cariño..."

Así son ellas de sorprendentes, Gregorio, que parece que van caminando tranquilamente a tu lado cuando te llevan más de una vuelta de ventaja...

Sin embargo, los hombres podemos ser a la vez calvos y ton- tos, mientras que las féminas no tienen ni un pelo de tontas y son las que, con las armas de seducción que Dios y el Diablo les han dado, acaban siempre tomándonos el pelo.

No hace mucho leí que el pelo más largo del mundo lo tiene Asha Mandela, una morenita de Trinidad Tobago con una melena de 17 metros, más largo que una guagua.

Los adultos tenemos pelos en casi todo el cuerpo y hasta un millón solo en la cabeza... ¿y dónde carajo he perdido yo un millón de pelos, Gregorio? No me extraña ahora que mi mujer se quejara de destupir continuamente el desagüe de la ducha.

La razón de que los seres humanos perdieran el pelo es un misterio, sobre todo el vello púbico. Pero no es lo bello del vello lo que nos fascina, sino lo que esconde. Todo está en la imaginación, porque no es lo mismo encontrarte con "Un mechón de tus cabellos", como en la canción de Adamo, que con un pelo en la sopa...

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats