Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi noray

Ajustar los precios

Si el puerto de La Luz desea avanzar en crear nuevos clientes en función de los servicios que pueda aportar, es evidente que ha de empezar por ajustar sus precios o tarifas para conseguir un tratamiento igualitario en función de lo que ofertan otros recintos más próximos creando una sana competencia. Ahora mismo no es de recibo que no se haya aplicado la tarifa plana para tres servicios fundamentales en un puerto de paso como el nuestro, como estación permanente cada 24 horas, en el caso del practicaje, remolcadores y amarradores al frenarlo Puertos del Estado.

Otro tanto ocurre en el caso de las tarifas empresariales máximas que se aplican a las operaciones de descarga, desestiba, carga y estiba de las mercancías, ya que no resulta lógico que se hayan aplicado acuerdos a la baja para una naviera como MSC y en cambio al resto de armadores que operan en este recinto se le estén calculando unos precios más altos, por lo que tenemos que darle toda la razón al naviero Vicente Boluda que se queja de este trato discriminatorio con los barcos de su compañía. Y lo más grave es que la carga que llega para su consumo en plaza en los buques de aquella naviera se vende en el mercado local a similares precios al resto de los que pagan las tarifas más caras, sin que los consumidores nos beneficiemos en la cesta de la compra.

Además en el trabajo que acaba de hacer para el Gobierno de Canarias, la consultora PriceWaterhauseCoopers sobre la 'Estrategia Operativa de Internacionalización de la Economía Canaria' entre otros asuntos se incide en los altos fletes que supone enviar desde nuestro puerto un contenedor de 40 pies al vecino mercado africano con un costo de 3.050 dólares, frente a los 1.980 que vale enviarlo desde un puerto holandés al mismo destino y los 2.350 si se hace desde Barcelona para el mismo continente. Los hechos son muy elocuentes, hay que bajar los precios.

Compartir el artículo

stats