Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INVENTARIO DE PERPLEJIDADES

Sobre encajes constitucionales

Se habla mucho entre la clase política sobre la necesidad de modificar la Constitución de 1978. Sobre todo para facilitar lo que Ortega y Gasset llamaba el "encaje" de Cataluña en España, una labor de ebanistería muy delicada porque en vez de que la pieza catalana se subordine al armazón español algunos pretenden que sea al revés en virtud de un sacrosanto "derecho a decidir". Del resto de los "encajes" se habla menos. El vasco-navarro, con su ventajoso concierto, no plantea de momento mayores incomodidades y hasta el lendakari Urkullu se anima a extender la fórmula al resto de país, con lo que habríamos llegado, por esa inexplorada vía, a la tierra prometida de la "nación de naciones" que nos anunciaban Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En cambio, y por lo que se refiere al "encaje" gallego, el mutismo es absoluto. Cuando Fraga era presidente de la Xunta, lanzó aquella iniciativa de la Administración Única para resolver problemas competenciales que no prosperó. Pero de entonces acá todo el mundo parece estar de acuerdo en que el papel institucional de Galicia consiste en no dar problemas a Madrid. Una línea de comportamiento que el actual presidente del gobierno autónomo, Núñez Feijóo, suele denominar "galleguismo cordial".

Está por ver si de la reforma constitucional se derivaran mayores ventajas para los "encajes" catalán y vasco que para el gallego, pero la experiencia histórica no nos permite ser optimistas. Lo cierto es que la Constitución de 1978 requiere importantes retoques. Entre otras cosas porque hay que aclarar en qué consiste eso que se ha dado en llamar el Estado de las Autonomías, que no es un sistema federal, ni confederal, y para mayor confusión todavía tiene elementos de derecho foral y privilegios de etapas no democráticas. Un entramado jurídico, además, que no tiene un esquema competencial ni de financiación definido y permite, por ejemplo, la existencia de 17 sistemas de salud, 17 calendarios de vacunaciones y una tarjeta sanitaria distinta para cada uno de esos 17 sistemas. El jurista valenciano Joan Garcés en su libro " Soberanos e intervenidos" dice que "en 1978 se les redactó a los españoles el texto constitucional mejor preparado para la integración-disolución del Estado en el esquema europeo de la guerra fría. Las cesiones de soberanía son prácticamente ilimitadas, superiores a las impuestas a Alemania e Italia después de su derrota en 1945. Y expeditas: basta una simple Ley orgánica para transferir a organizaciones o instituciones internacionales competencias inherentes al Estado sin ninguna limitación (art. 93)". Una desintegración del Estado hacia fuera que se corresponde con la desintegración del Estado hacia dentro por cesión ilimitada de competencias hacia entidades regionales y locales (art. 150.2). De esto se habla poco.

Compartir el artículo

stats