Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

Freud y los griegos de mierda

Ser un buen divulgador no está al alcance de cualquiera. Por eso detrás de los grandes documentales siempre hay grandes divulgadores, de Carl Sagan a Mary Beard, de Michael Robinson a Félix Rodríguez de la Fuente, de Kenneth Clark a Joanna Lumley. Un buen divulgador puede hacer que entendamos el universo o Pompeya sin que caigamos en peligrosas trivializaciones o tópicos que siempre nos acercan al lado oscuro del conocimiento. La egiptóloga británica Joann Fletcher es una buena divulgadora, así que el documental Las reinas perdidas de Egipto (#0) cumple con el objetivo de informar y animar al espectador a que lea y hable de todo eso que los pedagogos liberales odian porque no tiene nada que ver con la lógica empresarial. Saber quién fue Hetepheres o Hatsepshut no es útil, pero ensancha la vida.

Un mal divulgador no respeta a la audiencia. El psiquiatra Ben Sobel de la divertidísima película Una terapia peligrosa, por ejemplo, es un mal divulgador cuando dice al mafioso Paul Vitti, que va a su consulta tras varios ataques de pánico, que el complejo de Edipo se resume en que un griego mató a su padre y se casó con su madre. Vitti reacciona con un gesto de desprecio hacia esos "griegos de mierda", y cuando el psiquiatra aclara que el complejo de Edipo es un mecanismo por el que el joven quiere sustituir al padre para poseer totalmente a la madre, el mafioso concluye que Freud es un cabrón. Pero Hetepheres no se limitó a ser la madre de Keops, Hatsepshut no fue un marimacho que insistió en presentarse como faraón, Nefertari fue bastante más que una cara bonita, y la vida de Arsínoe II no puede resumirse diciendo que fue una puñetera intrigante. Fletcher habla de estas cuatro mujeres egipcias con pasión y conocimiento, y a veces arriesga un poquito como cuando sugiere que el origen del capitalismo está en la política económica de Arsínoe II, pero también nos muestra el valor de la delicada vasija de alabastro que contiene mirra traída del país de Punt. Por eso, después de ver Las reinas perdidas de Egipto, Vitti nunca hablaría de "egipcios de mierda", ni concluiría que los egiptólogos son unos cabrones con complejo de Edipo.

Compartir el artículo

stats