Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OBSERVATORIO

La vivencia de San Martín

Revisar la colección de fotos del Centro de Cultura Contemporánea San Martín, realizadas por José Oller, cuando terminábamos las obras en el año 2011, nos ha impulsado a compartir lo que fue una gran experiencia de actuación, enmarcada además en la apuesta por la rehabilitación como enfoque central del entendimiento actual de la ciudad.

El Centro de Cultura Contemporánea San Martín se ha colado en nuestro mapa de actividades culturales, en nuestra red de puntos y caminos urbanos, lugares de encuentro y relación, alargando hacia el Risco de San Juan el ámbito del Centro Histórico. Así, en apenas siete años de actividad ha reunido seminarios, exposiciones, cursos, debates, lecturas, conciertos y encuentros culturales de muy diverso tipo, acogiendo el máximo número de asistentes a un espacio cultural de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en el año 2014.

La puesta en valor del patrimonio histórico y el enriquecimiento de la red cultural de la ciudad de Las Palmas son aspectos fundamentales de su fortalecimiento como ciudad contemporánea. Y la incorporación de San Martín, ha significado un importante eslabón en esa trayectoria. De ahí, que consideremos de interés repasar el proceso que culminó con el espacio cultural del que disfrutamos, cuyo devenir futuro esperamos que continúe en la misma senda, a partir de su próximo cierre anunciado.

El Centro de Cultura Contemporánea San Martín es el resultado de la rehabilitación de una primera fase del Hospital de San Martín, cuyo proyecto se había iniciado en el año 2008, impulsado por el Cabildo de Gran Canaria, presidido por José Miguel Pérez, y promovido a través del CAAM, con la dirección de la Consejera de Cultura del Cabildo, Luz Caballero. La apuesta, que se precipitó frente a otro tipo de ambiciones, fue clara y explícita: 'San Martín será público y cultural'. Y los objetivos generales fueron, de una parte, avanzar en el cuidado del Centro Histórico de Vegueta-Triana, y además, propiciar el enriquecimiento del sistema de dotaciones culturales de la Isla, con un programa contemporáneo, a cuyas condiciones de posición, tipo y dimensión responde el conjunto del Hospital San Martín de forma singular.

El que en su origen se denominara 'Nuevo Hospital de San Martín', en tanto que sustituyó al que anteriormente se localizaba junto a la Catedral, se inauguró en 1786, si bien a partir de entonces, durante dos siglos fue sumando nuevas piezas edificatorias y sufriendo transformaciones sucesivas. Finalmente el conjunto del Hospital San Martín constituye un conjunto patrimonial de alta relevancia, de gran dimensión y con una estructura singular que deviene de su propio proceso de consolidación. De ahí, la decisión de abordar paulatinamente su rehabilitación, atendiendo en todo caso a su singular estructura. La diferenciación de piezas arquitectónicas de diversa configuración, el estado de conservación que presenta cada una de ellas, al tiempo que la atención a los elementos básicos de articulación (el conjunto de patios y la gran galería frontal), constituyen el marco general que debe dirigir la estrategia de actuación en fases sucesivas.

A estos criterios generales responde la primera fase de rehabilitación que constituye el actual Centro de Cultura Contemporánea San Martín, que ocupa la que fuera la primera fábrica del conjunto, ocupando una superficie construida de 2.993,46 m2. La actuación se diseñó en función del eje longitudinal que acompaña la continuidad de la fachada principal, junto al esquema de los dos patios: el principal, del que se restauró la galería que estaba parcialmente lapidada, y el secundario, que se rescata en su disposición original y que se encontraba casi totalmente ocupado por edificaciones añadidas.

Todo ello, a partir de la solución de refuerzo estructural que permitió recuperar la estructura de madera como aspecto central que caracteriza los espacios resultantes.

La incorporación de los sistemas de instalaciones se abordó a partir de una sección característica, en los bordes de forjados tras planos de malla metálica. Y esa misma solución de malla metálica es la base de diseño de los elementos muebles: escalera del segundo patio, bordes volados y bancos, que completan la solución arquitectónica.

En síntesis, se trató de una operación de "puesta en valor" del edificio original, en términos de funcionalidad y monumentalidad, a través de: a) la adaptación del "tipo edificatorio" a una nueva función (cultural), distinta a la original (sanitaria); b) la recuperación de la "piel", las piezas y los materiales originales, a través de la eliminación de los "añadidos" y la superación del desgaste derivado del paso del tiempo; y c) la introducción de nuevos elementos y piezas de relación adecuados al lenguaje contemporáneo, que permiten la adaptación del espacio existente a las funciones requeridas reforzando su atractivo arquitectónico.

Ahora bien, lo que es importante que no quede en el olvido es que San Martín es un conjunto edificatorio amplio y complejo, por tanto de difícil mantenimiento y que exige una atención especial que garantice su cuidado. Si bien la actuación en fases sucesivas permite tanto la adaptación a las posibilidades presupuestarias, como la capacidad de ir acomodando paulatinamente el programa a las opciones que se van considerando más adecuadas, debe gestionarse en paralelo una estrategia continuada de conservación y un plan de acción que impida la ruina de ámbitos en alto grado de deterioro, programando su rehabilitación sin premura. En este sentido, es evidente subrayar que la interrupción de la galería longitudinal paralela a la fachada, es una solución coyuntural, si bien la atención al resto de la misma precisa la restauración de las estructuras de madera y la adecuación a las normativas de seguridad. Asimismo, es fácilmente apreciable la fragilidad de determinadas piezas, como el denominado 'Patio Azul' o la 'Panadería', cuyo deterioro implicaría una importante pérdida patrimonial.

Por último, queremos referirnos a la adecuación de la propia ciudad que debe acompañar a dotaciones de esta magnitud y naturaleza. En ese sentido, se cuenta con el Plan Director del Entorno de San Martín, en tanto que el desarrollo y consolidación de este espacio precisan el refuerzo de su integración urbana, así como la revisión de las condiciones de movilidad de su envolvente. Documento que define las condiciones de la plaza-recibidor, el acceso peatonal y los aparcamientos, y que desarrolla el Plan Especial de Vegueta-Triana, recientemente actualizado y revisado.

La vivencia de San Martín ha permitido iniciar un proceso de apropiación de un ámbito extraordinario, en el que es fundamental calibrar cada paso, y contar con el conocimiento de sus características propias, que sólo se van desvelando en el contacto directo con sus espacios y elementos.

Compartir el artículo

stats