La Gomera vuelve a sufrir la invasión de los hippies. Así lo han puesto de manifiesto sus vecinos ante las cámaras de la televisión autonómica. Ha habido que desalojar a unos cuantos transeúntes (lo de hippies es un piropo) que se quieren instalar a vivir del cuento y de dar sablazos en La Gomera. Caraduras sin fronteras.