Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi noray

El legado de un ingeniero

El pasado 27 de abril tuvimos ocasión de asistir en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología al estreno de un documental sobre la obra del ingeniero Don Juan de León y Castillo (1834-1912), un ilustre científico casi olvidado y que jugó un papel fundamental en el desarrollo de la isla de Gran Canaria, a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Su obra cumbre fue el diseño de la primera dársena del Puerto de Refugio de La Luz como así se denominó el proyecto, y que al decir de su ayudante de Obras Públicas don Julián Cirilo Moreno bastó que trazara "cuatro rayas" sobre un papel para marcar el progreso definitivo de esta Isla. El citado documental encargado por el Colegio de Ingenieros, de Caminos, Canales y Puertos, demarcación de Gran Canaria y dirigido por Jorge R. Márquez y Antonio Becerra, es un trabajo espléndido que recoge el amplio legado, aunque con algunas lagunas, que nos dejara este ilustre paisano nacido en Las Palmas de Gran Canaria y no en Telde, como se indicó erróneamente por la presidencia del acto, y cuyos restos descansan en el cementerio de Vegueta.

Hay que resaltar que la vasta obra pública que nos dejara don Juan de León y Castillo abarca desde la creación de puertos, faros, carreteras, puentes, túneles, presas, pozos, galerías, estanques, acequias e incluso hasta el lazareto de Gando, creando en pocos años todo un gran desarrollo en Gran Canaria, haciendo olvidar los tres siglos anteriores de retraso que tuvo nuestra Isla. Fue el verdadero impulsor de nuestro desarrollo económico cuya inteligencia volcó en favor de sus compatriotas. Y a su sombra, que ignoró el citado documental, el ayudante Don Cirilo Moreno que formó todo un tandem con sus dibujos, planos y redacción de proyectos que jugó igualmente con un trabajo sordo pero efectivo, las ideas de su Jefe muchas veces en un tiempo récord. Gloria a estos dos hombres.

Compartir el artículo

stats