Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

opinión

Rajoy es un zombi

La conmoción del PP por el efecto combinado de la sentencia del caso Gürtel y la moción de censura del PSOE ha desalojado de la realidad a sus máximos dirigentes. El aviso de plagas y calamidades que se abatirán sobre el país si prospera lo que hoy comienza a debatirse en el Congreso y los calificativos destemplados contra sus promotores son respuestas carentes del mínimo antídoto para contrarrestar la acción parlamentaria en marcha. La persistencia en un discurso prepotente, de Gobierno intocable, y la falta de una mínima asunción de responsabilidades, ni siquiera simbólica, está socavando las cada vez más menguadas posibilidades de que Rajoy sobreviva a esta moción. Aunque todavía no lo reconozca, el presidente está muerto en lo político incluso aunque fracase la intentona socialista y pretenda seguir como si tal cosa al día siguiente. Es un zombi desde cuyo entorno llega la amenaza de que Sánchez sólo traerá un "ejecutivo Frankestein", un monstruo construido con los retales de una oposición hasta ahora disminuida por su falta de disposición al acuerdo.

El escepticismo sobre la viabilidad de este intento de Sánchez de auparse a la Presidencia cede por momentos. La displicente comparecencia de la ministra Cospedal en la comisión parlamentaria que investiga la financiación del PP, ese mostrar que nada de lo que ocurre va con su partido, contribuye de forma impagable a la causa socialista y atiza una indignación que puede traducirse en votos favorables al aspirante.

Si mañana se materializa el castigo parlamentario, Mariano Rajoy sería el primer presidente desalojado por una moción de censura, un final aterrador para la historia pero también para la ubicación en el mundo de quien sigue instalado en su convicción de que agotará la legislatura.

Compartir el artículo

stats