Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

opinión

Dios vio todo lo que hizo

Hoy 22 de Mayo, he decidido dirigirme a usted, sí a usted, la persona que asesinó a mis padres para transmitirle lo que pienso. No sé cómo le ira la vida, si la tiene complicada o quizás algo de suerte le sigue acompañando y puede al menos sobrevivir, me refiero materialmente, y que creo que es lo que le importa.

Han pasado ya 6 años de lo ocurrido y me pregunto: ¿cómo vive una persona con tremenda atrocidad cometida? No tengo ni idea la verdad porque no conozco a nadie así, no sé si existe en usted la conciencia, la culpabilidad, aunque sea sólo por haber arruinado su vida... en fin, que ya da igual, lo que pasó no tiene vuelta atrás, de lo que sí estoy segura es de que la vida le dará su merecido por lo que hizo.

Algunas veces las debilidades nos muestran nuestros errores y por ahí, sin duda, es por donde lo verá. Yo no lo voy a juzgar, sólo sé con certeza que pagará por lo que ha hecho, y aunque se siga riendo de mí y de mi familia le digo lo siguiente: Dios vio todo, de su mirada no estuvo exento, vio paso por paso todo lo que hizo, y él es grandioso y hará que se haga visible lo que usted esconde. Cuando vea esa realidad se acordará de estas mis palabras.

No le deseo nada, ni bueno ni malo, ya usted se lo deseó el día que le quitó la vida a mis padres, que no querían irse de nuestro lado, algo que a nosotros nos causó un tormento irremediable que nos ha marcado para siempre.

Ya no llego más lejos en lo que le escribo porque no hace falta. Todo llegará y así usted verá que existe otra parte de la vida, de cómo funciona este mundo que no es el que usted conoce. Y, sin más, termino. Estoy muy tranquila porque mis padres están en la luz y a usted le espera una gran oscuridad.

Compartir el artículo

stats