Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el callejón del gato

Una cuestión de supervivencia

Dias pasados tuve la oportunidad de asistir en Madrid a la Cumbre sobre innovación tecnológica y economía circular, donde entre otros muchos asistieron el expresidente Obama junto al presidente electo de Colombia, cuatro premios Nobel y un sinfín de exministros que con los políticos de moda daban pie a corrillos sobre los últimos acontecimientos de la vida nacional. En lo que coincidieron la mayoría fue en que en la raíz de los problemas que nos aquejan está la falta de valores. Para Fichter, los valores son los criterios que dan sentido y significado a la cultura y a la sociedad total. Los cambios sociales acaecidos en el último cuarto de siglo son tan radicales que se puede hablar de una metamorfosis social y cultural. Esto implica siempre un reflejo en el sistema de valores. Y la pérdida de valores, por cualquier causa, termina en la insensibilidad, en la falta de respeto, en la ausencia de honestidad, y en la falta de justicia. Por otro lado, como contrapeso están las fundaciones que están proliferando como hongos para tratar de remediar lo irremediable en cuanto a crear un mundo más sostenible . Todo esto ya se les ha ido de la mano a la clase política y pasa a ser responsabilidad de cada uno de nosotros o, lo que es lo mismo, de la sociedad civil. En realidad todo pasa por una información cada vez más veraz y una educación que, por lo visto, deja mucho que desear. Es inútil que, por poner un ejemplo, se cuide mucho en no contaminar un río si el resto de congéneres no lo hacen; conclusión, dejará de hacerlo. Yo fui de los escépticos hace años cuando en una cena con el vicepresidente Al Gore fue el comienzo de una sensibilización a nivel global del problema que se nos viene encima. El 80% de la basura que generamos no es reciclable, ante este hecho irrefutable, no nos queda otra que poner freno al sistema lineal de nuestra economía (extracción, fabricación, utilización y eliminación) que ha alcanzado sus límites. Se empieza a vislumbrar, en efecto, el agotamiento de una serie de recursos naturales y de los combustibles fósiles. Por lo tanto, la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia del uso de los recursos. Esperemos que el efecto de iniciativas como éstas cundan y fructifiquen, fuera de postureos en los que algunos ponen el foco, para aprovecharlo en beneficio propio, por todo este mundo que se mueve a su alrededor. Lo mismo ocurre con los bienes de consumo, es decir , aún la mayor parte de la sociedad elige un consumo de productos respetuosos con el medio ambiente en función del precio, de lo que se desprende que, los costes y precio deben igualarse porque, ante tal disyuntiva, el comprador siempre elegiría el más sostenible y ecológico. Esto no es una cuestión de generaciones futuras, es un asunto de aquí y ahora, un asunto donde cada uno debe de forma egoísta apoderarse de su supervivencia. El objetivo de la vida es hacer que los latidos de tu corazón coincidan con el latido del universo, para que la naturaleza se funda con la tuya.

Compartir el artículo

stats