Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

'The Americans', última llamada

Llevo cinco años diciéndoselo y no me hacen caso: The Americans es la mejor serie de televisión del siglo XXI. En las conversaciones, la gente me dice "ah, sí, sí, hablan bien de ella, tengo que verla". Y luego nada. Este año pudimos disfrutar de su temporada final sin que, una vez más, Phillip y Elizabeth Jennings dejaran ni un segundo de ponernos el alma -todas las almas: la racional, la pasional, la televisiva- en su vilo de espías soviéticos en la América de Ronald Reagan. ¿Exagero? Sólo una prueba: en los premios anuales de la Asociación de Críticos de Televisión de Estados Unidos, los más prestigiosos del mundo, entregados hace pocos días, The Americans volvió a llevarse (casi) todos los premios.

Por una de esas injustas arbitrariedades de las que está lleno este mundo cruel, The Americans no ha conseguido convertirse en un mito como Breaking bad o House of cards. Siendo como es una serie dura y violenta, quizá le faltó un tratamiento escabroso y sanguinario de la violencia y el sexo para que los influencers televisivos de turno la elevaran al nivel que le correspondía entre risotadas adolescentes. Pero, no les quepa duda, The Americans está narrada mejor que The handmaid's tale, tiene una trama mil veces más sólida que True detective o Westworld, mezcla mejor las cuestiones personales con la alta política que Homeland, tiene personajes mejor dibujados que Mad men.

Y se están acabando las ocasiones para verla. Como les dije, este año se emitió su temporada final. Aún se puede encontrar en las plataformas de pago, en los grandes almacenes de siempre o por las vías por las que ustedes se provean de series. Pero dentro de nada será una serie olvidada, miembro de la hermandad de las estrellas de las series que ya fueron, y no será fácil de encontrar. Ésta es la última llamada. La mejor serie del siglo, a punto de apagarse. Igual que el mundo que retrata. Llevo cinco años diciéndoselo, pero ya no podré decírselo más.

Compartir el artículo

stats