Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

La prueba del ISIS

De entre todos los argumentos que he leído durante estos días en contra de Dani Mateo, ninguno más chiripitifláutico que aquel que condena al cómico porque jamás se habría atrevido a hacer lo mismo con la bandera del ISIS. No voy a insultar la inteligencia del lector explicando por qué dicho argumento no tiene ni pies ni cabeza, y cómo, a poco que uno rasque en él, resulta ser más un motivo para defender a Dani Mateo que para criticarlo. Pero les propongo que nos divirtamos un rato aplicando la misma lógica a otros contenidos televisivos. Empezamos:

- Susanna Griso presenta Espejo público vestida con una falda ajustada, tacones, maquillada y con la cara descubierta. Qué valiente, ¿no? ¿Por qué no va a la televisión del ISIS y se presenta así, a ver qué le hacen? Claro, para salir por Antena 3 sí, ¿no? Pero para ir al ISIS...

- Movistar+ ofrece en su plataforma todas las temporadas completas de Mad Men, serie de la AMC en donde constantemente se está viendo a sus protagonistas beber alcohol. Se creerán muy atrevidos los guionistas, pero a ver si el ISIS les dejaría escribir esos guiones...

- Varios concursantes y profesores de Operación Triunfo han mostrado abiertamente su homosexualidad. Claro, se atreven a eso porque están en España. Si son tan valientes, ¿por qué no van al ISIS diciendo que son gays o lesbianas y dándose besos?

- Trece emite todos los domingos la Santa Misa por su cadena. ¡La Santa Misa! ¡Como si fuera normal! Si lo ven tan normal, ¿por qué no van a alguna televisión del ISIS e intentan emitir la Santa Misa? Para España sí, pero para el ISIS no tienen lo que tienen que tener, ¿verdad?

La prueba del ISIS. El criterio definitivo. Prohibamos en televisión todo lo que no podría verse en una televisión controlada por el ISIS, o, al menos, acusemos de cobardía a los que lo hagan. Y aplaudo la valentía de los que han criticado así a Dani Mateo: seguro que lo hubieran hecho igual si Dani Mateo fuera del ISIS y ellos se jugaran la vida al criticarle.

Compartir el artículo

stats