El historiador bilbaíno Fernando García de Cortázar presentó ayer su último libro, Viaje al corazón de España, con una emocionada y emocionante intervención en el Club LA PROVINCIA, ante un auditorio cautivado por la erudición, la memoria, el sentimiento y la pasión del sacerdote jesuita. García de Cortazar fue presentado por el presidente del PP de Canarias, Asier Antona, y ambos estuvieron acompañados por el director de LA PROVINCIA , Antonio Cacereño. Hombre de lágrima fácil, como puso de manifiesto, el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto ofreció argumentos para amar a España y abominó del nacionalismo catalán y vasco, que "corrompe el corazón, enturbia las mentes" y al final, según su relato, genera problemas "de incultura, de odio y de maldad". "Nos mataban por ser españoles", recalcó con énfasis. García de Cortázar, que durante 12 años llevó escolta al ser objetivo de ETA, reivindicó a Benito Pérez Galdós entre la pléyade de figuras de la cultura católica europea, "más allá de la fe".