Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

reflexión

Familias tóxicas

Toda la vida ha existido en cualquier grupo humano la rumorología, eso es innato a determinados agrupamientos de personas que coinciden y conviven físicamente y tienen algún tipo de contacto a través de la comunicación.

Partiendo de la premisa expuesta en la que señalamos que existen vías de información alternativas a la habitual que puedan generar malestar en cualquier ambiente y organizaciones de la índole que sea, tenemos que decir que siempre han existido los comentarios malintencionados en todos los grupos humanos, pero hoy en día se están potenciado por las herramientas y modelos que nos están llegando por distintos medios de comunicación y redes sociales, que han originado que existan personas cuyo único objetivo consiste en buscar la enemistad y el distanciamiento entre iguales, todo lo ven negativo y si no lo hay lo inventan, no aportan nada constructivo si no se hace lo que ellos dicen, lo que pretenden es hacer prevalecer su opinión a cualquier precio, lo importante es que le escuchen a cualquier precio y se hable de él o ella, les da igual las víctimas inocentes a las que despellejan sin piedad.

Muchas veces esa rumorología es por dar crédito a informaciones malintencionadas y sesgadas, sacadas de contexto y que les dan una credibilidad sin fundamento, sin ir más lejos, lo que hoy también conocemos como el fenómeno de las fake news en todos los ámbitos de nuestra sociedad, que están generando falsas realidades intencionadas y nos encontramos a personas que solo viven de esa manipulación de la realidad sin contrastar por carecer del carácter necesario para no seguir ese juego.

Me voy a centrar en esas personas que por motivos personales interesados y con fines dañinos en la mayoría de los casos, son capaces de crear una marea de opiniones contrarias a la realidad objetiva y contrastada, y que buscan hacer un daño enorme de forma intencionada a la credibilidad reputacional de cualquier organización sea educativa o de cualquier índole.

En el mundo educativo, hay que señalar que los colegios para las familias no solo se han convertido en centros de educación y formación para sus hijos, sino en un lugar de confluencia de padres y madres, en los que surgen infinidad de relaciones, que en los momentos de entrega o recogida de sus hijos, como en los cumpleaños y otras celebraciones de sus hijos aprovechan para relacionarse y hablar, porque dentro del menú de degustación del festejo, una vez que sus hijos están ocupados con la merienda y los juegos, se agrupan por afinidades para entablar con el resto de familias invitadas uno de los temas estrella de conversación que es poner a las patas de los caballos a los profesores y al colegio de sus hijos, a los hijos de otros padres, a otros padres, en resumidas cuentas, a todo aquello que puedan cuestionar sin verificar siguiendo aquella máxima de: "difama que algo queda".

Podemos intentar entender el motivo de esos comentarios en personas que no tienen ningún cariño ni apego por el colegio y los profesores que están educando a sus hijos y que además utilizan las redes sociales para difundir sus realidades manipuladas, y que lo mejor que haría sería cambiar de colegio, pero daría igual, seguirían haciendo lo mismo en cualquier centro que fueran.

Normalmente cuando alguien se ampara en la masa para que le den la razón, sabemos que no es el argumento para conseguir lo justo, lo legal y lógico. A veces comprobamos como son capaces de manipular a los grupos por intereses exclusivos con la finalidad de que, si ellos o sus hijos no pueden tener lo mismo que otras familias, son capaces de tergiversar la verdad para buscar adeptos, y no afrontar el problema real que tienen en su casa y querer salirse con la suya.

Lo más triste es que por mucho que digamos, esas personas tóxicas seguirán pululando a nuestro alrededor, estropeando todo lo que tocan y justificando sus actuaciones como un derecho de libertad de expresión, antiguamente las llamaríamos envidiosos y chismosos de pacotilla y se les tenía identificados y señalados.

Con el esfuerzo, la experiencia que nos ha dado la historia y la educación hemos creído que la sociedad evolucionaría de forma lógica hacia una mejora de las personas, sus relaciones y su entorno, pero nuestra realidad es otra muy distinta, porque por mucho que luchemos para cambiar el mundo, cada vez lo hacemos peor desde los países que presumimos de ser democráticos con más o menos antigüedad en estas lides, pues desde las democracias hemos puesto en el poder a dictadores y salvadores de la patria aprovechándose de la mentira , el engaño y la manipulación de la información. Sinceramente tengo que decir: ¡qué mierda de mundo les estamos dejando a nuestros hijos!

Compartir el artículo

stats