LA PROVINCIA del martes 3 de diciembre de 1968 comentaba que el papa Pablo VI va a celebrar este año una de las más desacostumbradas misas de Navidad de todos los tiempos, frente a los rugientes hornos de una acerería del sur de Italia. El Pontífice anunció ayer su intención de celebrar la misa de medianoche en la ciudad portuaria de Tarento, a cuatrocientos kilómetros al sur de Roma. Su Santidad señaló que su decisión es "un símbolo de la fraternidad y presencia de Cristo" entre los trabajadores.