Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DERECHOS HUMANOS Y PERIODISMO

Derechos invisibles

Hoy en día se puede decir tranquilamente que para muchas personas la declaración de los Derechos Humanos no es nada ni lo que recoge significa mucho. Tristemente es el mundo en el que vivimos, un mundo en el cual el bien personal y el egoísmo son el plato del día.

Los derechos no significan nada, solo una parte de la población intenta hacer algo para cambiarlo aparte de solamente sentarse y observar sin hacer nada.

Estos derechos defienden múltiples aspectos, derecho a la vivienda, derecho a circular libremente, derecho a la vida? Pero la pregunta es, ¿se respetan estos derechos o acaso son invisibles? En los últimos seis años el mundo ha sido testigo de un aumento del 70% de países que presentan un riesgo extremo y, ¿hemos hecho algo? La mayoría de países siguen rechazando la entrada de refugiados, violando sus derechos, así uno tras otros; se sigue queriendo vender armas a países en estado crítico... Guerras, miedo, deportaciones, racismo, muerte, hambre, todo ocurre cada día y el mundo tan solo observa y calla.

Podría seguir porque los casos en los que actualmente se violan estos derechos son incontables: represión en manifestaciones en las cuales sólo se quiere que todo esto acabe, injusticias, países que solo quieren prosperar pero necesitan una mano que los ayude y los demás lo único que hacemos es mirar hacia otro lado.

En estos últimos siete años ha habido más de 500.000 muertos en la guerra de Siria y los que realmente tienen los medios suficientes como para parar esto y ofrecer ayuda, no lo hacen y, si lo hacen, lo hacen pasivamente, buscando compensaciones a cambio, no porque son vidas humanas sufriendo y no llegan a disfrutar plenamente de su vida (ahí va otro derecho violado), sólo lo hacen por una compensación económica o acuerdos que solo los benefician a ellos o a los que no han hecho ni van a hacer nada por cambiar esta situación.

A lo que quiero llegar es a que deberíamos concienciarnos de lo que pasa más allá de nuestro ombligo, es hora de empezar a darle otro enfoque a las futuras generaciones, un enfoque de igualdad y solidaridad, enseñar lo que realmente está pasando en el mundo, porque todos estamos de acuerdo en que este no es el mundo que queremos dejar a los que vendrán, un mundo en el cual no se respeta ni se hace nada por nadie a no ser que haya dinero de por medio o un peso mediático lo suficientemente grande como para generar beneficios económicos.

En resumen, al mundo le falta altruismo, hacer las cosas por un beneficio conjunto, saber que has ayudado a que todo mejore; todos pertenecemos a una sola raza, la humana, y debemos ayudarnos para prosperar todos como conjunto y no como individuos.

Compartir el artículo

stats