La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

WhatsApp Image 2023-10-26 at 12.03.57 PM (1).jpeg

cartas a Gregorio

Manuel Ojeda

Sin firmar un documento

Querido amigo: Si soy partidario del orden, es solo por tener el placer de saltármelo de vez en cuando sin tener que contar con nadie.

Cada vez que hacemos una promesa estamos también provocando la posibilidad de incumplirla, porque hemos nacido víctimas de la tentación.

Cuando Padre Dios puso a Adán y Eva en el Paraíso, lo primero que se le ocurrió fue ponerles delante la fruta del árbol prohibido, así que no pudieron más que sucumbir, tal como ya había previsto el Creador. Y es que no se debería ser Dios solo para algunas cosas...

Total que, desde el principio de los tiempos, el ser humano ha sido siempre esclavo y víctima de sus tentaciones.

Fulgencio era un empresario de éxito, que se casó después de vivir en concomitancia con su pareja durante años. Fue un noviazgo feliz y apasionado pero, nada más firmar el compromiso de matrimonio, aquel romance empezó a hacer agua hasta que se hundió.

La cuestión es que, cuando te acostumbras a vivir al margen de lo establecido, sientes un impulso irrefrenable por lo prohibido, y ya no sabes vivir de otra forma.

Por eso los jóvenes de hoy prefieren vivir juntos sin comprometerse y, como decía la canción de Antonio Machín, Sin firmar un documento ni mediar un previo aviso...

Y se pregunta uno, Gregorio, para qué servirá el matrimonio si no es para el puro placer de la pareja. Dicen que si es para que se encarguen de educar y proteger a los hijos, pero ya los padres no tienen tiempo de cuidar ni educar a nadie ni sus vástagos aprenden gran cosa en el colegio. Es la televisión la que se encarga de maleducarlos.

Actualmente en la mayoría de las familias tanto el padre como la madre necesitan trabajar para poder vivir sin agobios y, cuando llegan a casa, no aguantan a los críos más de cinco minutos. Por eso baja el índice de natalidad en casi todos los países, pero sobre todo en España, que tiene una de las tasas de natalidad más bajas de toda la Unión Europea.

Pero siempre hay quien sabe sacar provecho, y no hace mucho me enteré de alguien que se ofrecía a ser padre adoptivo aportando una cierta cantidad de dinero para ayudar a la madre a cubrir los gastos del parto. Luego a los pocos meses renunciaba a sus derechos como padre a favor de la madre, y si te vi no me acuerdo.

La intención no era otra que la de sacarle partido al permiso por paternidad que el gobierno ha aprobado recientemente. Así que, nuestro padrazo, se tomaba cuatro meses de permiso cada dos por tres...

Lo que no sé es si acabó sacándose el carné de familia numerosa porque, con tantos hijos, seguro que le aportaría jugosos descuentos y beneficios fiscales. Y todo eso "Sin firmar un documento ni mediar un previo aviso"...

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats