Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN CANAL

Billy Wilder y la democracia

A ver, usted, sí, sí, usted... ¿por qué no vio el otro día El apartamento en La 2? ¿Que tuvo que atender a su familia? ¿Qué es, que su familia no puede esperar solita un par de horas un miércoles a las diez de la noche? ¿Y usted? Sí, sí, la que está leyendo como si esto no fuera con ella, ¿por qué no vio El apartamento? Ah, tenía turno nocturno. Claro, la señorita tenía que trabajar, y como tenía que trabajar se permitió el lujo de no ver El apartamento. ¿Acaso no sabe que la emisión de El apartamento en La 2 es motivo legalmente reconocido para ausentarse del trabajo, según sentencia del Tribunal Constitucional? ¿Y el del fondo? Ah, no se enteró. Ah, estaba viendo First dates. Ah, estaba viendo La Voz senior.

Es obligación del Estado intervenir activamente sobre la formación afectiva y artística de la ciudadanía. Son los pilares de una sociedad democrática moderna: la separación de poderes, el cuidado de la sanidad y la educación pública, y la emisión frecuente de El apartamento a través de la televisión pública. Y es obligación de los miembros del Estado contribuir a tales fines con su participación activa: pagar cuidadosamente los impuestos que les correspondan, votar en cuantas elecciones se planteen y contemplar con atención desde el primer al último fotograma cuantas emisiones de El apartamento programe la televisión pública.

Pero esta vez tan sólo tres coma cuatro de cada cien espectadores eligieron ver El apartamento. La calidad democrática de una sociedad suele medirse por los índices de abstención electoral; yo creo que son más significativos los índices de abstención de El apartamento. Noventa y seis coma seis de cada cien espectadores no acudieron a la cita y se perdieron la comedia más sencilla, triste y entrañable de la historia del cine. Luego lamentarán que no saben cómo afrontar la vida o que sus relaciones de pareja van como el culo. Si no ves El apartamento no puedes quejarte después. Y da igual tu familia, tu trabajo o First dates.

Compartir el artículo

stats