Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REFLEXIÓN

A día de hoy, ser varón es complicado

Querido hijo: Naciste varón y en el ardor de la palabra veo la semblanza de grandes hombres: padres, esposos, abuelos, hermanos...

No, no puedo odiar a los hombres, también te estaría odiando a ti. A día de hoy ser hombre es complicado, no sé, igual me equivoco, pero vivir bajo sospecha sin ser culpable, es de las peores cosas que puede vivir un ser humano. Debes ser consciente de la grandeza de la palabra persona, es un término que transfigura el odio y lo convierte en entendimiento. Las páginas más bellas de la historia las escribieron personas: hombres y mujeres.

Aspira a tener la inteligencia del hombre observador, así nada podrá confundirte. En los libros encontrarás la fineza de otras inteligencias, pero nunca dejes de buscar la tuya. La sabiduría no compromete a nadie, al contrario, es la franqueza de nuestro destino. Poseer sabiduría es mostrar tus cartas, sin pudor, en todas las ocasiones; incluso en las más incomodas. Ser persona es un minucioso trabajo de cada día; es importante poseer sensibilidad, en el arte, la música y la poesía encontrarás el afán. Solo así, tu carácter dejará de ser préstamo de la tendencia y se convertirá en sólido. Guarda tus secretos para ti, una palabra mal interpretada puede ser el estallido de una guerra. Creo que las confidencias solo se pueden hacer con personas que no sean preludio de quiebro violento...

No hijo, no, ser hombre no es un problema. Hay hombres que os rompieron la honra: asesinos, maltratadores, degenerados y un largo etcétera. Pero también hay muchos hombres excepcionales. Por lo tanto pongo a disposición del cariño la palabra y te beso sabiendo que eres un hombre bueno.

Compartir el artículo

stats