Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡ENVÍO!

UD y Racing, hermanados y unidos por el fuego

La novela Historia de dos ciudades, del británico Charles Dickens, es un clásico de la literatura del siglo XIX que trata paralelamente las realidades de Inglaterra y de Francia y toma como punto de referencia la revolución francesa. En ella, Dickens muestra los problemas sociales y políticos de Inglaterra, temiendo que la historia se repitiera en su país natal en el momento en el que estaba escribiendo la novela. Dickens escribió un libro donde muestra dos ciudades: una que entendía y conocía y, la otra, que ni entendía ni conocía.

Este sábado, vuelve a haber fútbol en el Gran Canaria. Se enfrentan UD Las Palmas y Racing de Santander, en un partido donde el fuego será el motivo conductor como consecuencia de los sucesos ocurridos en Gran Canaria en las dos últimas semanas y, además, porque nos debe llevar al recuerdo de aquel incendio de Santander ocurrido el año 1941, desastre natural ocasionado hace 78 años en la ciudad montañesa durante la madrugada del 15 al 16 de febrero, considerado el incendio más demoledor en la historia de la ciudad que arrasó gran parte del casco histórico, incluida la catedral, y provocó un gran cambio en la estructura urbana de Santander. La mayoría de los daños fueron materiales, pues miles de familias perdieron sus hogares y negocios. Sólo hubo una víctima mortal, un bombero madrileño, y más de un centenar de heridos. A aquel incendio de Santander se le conoce popularmente como 'el incendio andaluz' porque curiosamente se inició en la calle Cádiz y las llamas se frenaron a la altura de la calle Sevilla. El incendio calcinó más de 9.000 hectáreas en un perímetro de 112 kilómetros. Se pidió auxilio a las provincias cercanas, acudiendo incluso los bomberos de Madrid, Bilbao y Palencia. Fueron evacuadas las casas afectadas, salvándose primeramente a los ancianos, las mujeres y los niños; se procedió al derrumbamiento de edificios afectados para impedir la propagación del fuego y, entre otros, las edificaciones y sedes de los periódicos Diario Montañés y Alerta quedaron completamente destruidos.

Santanderinos, hace 78 años, y grancanarios ahora compartimos el mismo sentimiento. Eso sí, distantes en el tiempo, pero ambos inmensos, enormes y exorbitantes en la intensidad. El de Gran Canaria, todavía con brasas sobre la superficie de los terrenos, iniciado el sábado 17 de agosto y que ha afectado a los municipios de Valleseco, Vega de San Mateo, Artenara, Tejeda, Moya, Santa María de Guía, Gáldar y Agaete, en Gran Canaria. El sábado en el Estadio de Gran Canaria se vivirán momentos tensos en emoción y sentimientos contenidos, pero de extraordinario agradecimiento a quienes lucharon, trabajaron, se esforzaron en la batalla contra los elementos para recuperar la naturaleza de nuestros campos, la vida de nuestros animales, el ánimo de nuestros paisanos, la fe en una isla bonita, multicolor, isla de cielos abiertos y mares brillantes. La reconstrucción no puede considerarse exactamente como tal, sino como algo nuevo, ya que debe partir de un nuevo diseño de Isla. Ciudad, mirando hacia el futuro, el periodista que escribe este '¡Envío!', recuerda que Santander, es reconocida en la actualidad como una de las ciudades más bellas y hermosas de España, y que hace78 años fue pasto de las llamas. En esa seguridad vivimos confiados con relación a Gran Canaria. ¡Que conste que lo afirmamos abiertas las fiestas en honor a Nuestra Señora del Pino 2019! Nuestra Madre y Señora nunca falta a la palabra a su Isla, a la que todos llevamos en el corazón, amamos con el alma y vivir en ella es nuestra razón, ¡ay mi Gran Canaria!

Compartir el artículo

stats