Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde mi noray

Una tarifa que no llega

Siempre hemos defendido la necesidad que tiene el puerto de La Luz de tener unas tarifas planas para determinados servicios puntuales como son el practicaje, remolcadores y amarradores, sobre todo en un recinto de paso que no puede estar sometido al imperio de tramos horarios que fijan unas tasas en función de que el barco arribe un día festivo o durante la noche, frenando la flexibilidad de un servicio ágil que evite muchas picaresca en detrimento de un armador.

Sobre este asunto se han hecho muchos estudios desde hace unos años pero cuando se remiten a Madrid para una aprobación, el organismo Puertos del Estado es quien frena esta iniciativa ya que no entienden que un puerto canario no se puede medir con la misma filosofía que los recintos peninsulares, toda vez que nosotros somos una estación de servicios en pleno Atlántico Medio.

Pero mientras seguimos deshojando la margarita, he aquí que la Autoridad Portuaria de Las Palmas, ha hecho un nuevo pliego de condiciones para el servicio de remolcadores que está en información pública, donde los recargos nocturnos y de los días festivos han desaparecido con la novedad de tener una tasa plana.

Ello es una muestra de entender la filosofía de nuestros recintos facilitando a los futuros usuarios un servicio ágil y ajustado, con lo cual permite al consignatario un presupuesto único sin obligar a tener que preparar en algunas ocasiones un costo elevado, al faltar una información real de la llegada del barco, siempre sometido a diversas contingencias y lógicamente se aplican los precios más caros.

Ha bastado para ello la llegada de una segunda compañía, la Odiel Towage que viene a hacer competencia a la de Boluda para que las tarifas bajen en beneficio de los usuarios.

Ojalá que este paso sirva como ejemplo para que por fin llegue a todos los servicios mencionados la tarifa plana, que haga posible un mayor aprovechamiento de la línea de atraque sin costos añadidos. Hay que situarse en los nuevos tiempos si deseamos que el puerto siga adelante.

Compartir el artículo

stats