Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En canal

Óscar de Prometeo

Tengo la impresión de que en la gala de los Óscar muchos espectadores ponen en la entrega de los premios técnicos la misma cara que puso Martin Scorsese en la actuación de Eminem. ¿Por qué la gloria se reserva para el final de la gala, con la entrega del Óscar al mejor director, actor principal, actriz principal y película? ¿Por qué es menos soportable el corto discurso del ganador a la mejor mezcla de sonido que el larguísimo discurso de la ganadora a la mejor actriz? ¿Por qué entendemos que Joaquin Phoenix reflexione acerca de la naturaleza humana en su discurso, pero nos parecería una desmesura que Barbara Ling hiciera lo mismo después de recoger el Óscar al mejor diseño de producción? Protágoras divide las virtudes que nos hacen humanos en dos: de Prometeo y de Hermes. Las virtudes que otorga Prometeo a los hombres son particulares, es decir, que no necesitan ser participadas por todos los hombres (no todos son médicos o constructores de barcos). Las virtudes de Hermes son universales (justicia, por ejemplo) que deben ser distribuidas entre todos los hombres. Así pues, los atenienses, si se trata de discutir de construcción de barcos, consideran solo a unos pocos con el derecho a dar consejos (los expertos en construir barcos); pero si se trata de la virtud política escuchan a todos, puesto que todos participan de ella (todos son expertos en política). ¿Será eso lo que sucede en la gala de los Óscar? Hay Óscar de Prometeo y Óscar de Hermes, es decir, Óscar particulares y Óscar universales. Solo unos pocos expertos pueden opinar acerca del montaje de sonido, pero todos podemos opinar del Óscar a la mejor película o la mejor actriz porque todos somos expertos en saber qué película o qué actriz merecen la gloria. Los Óscar es una gala de sofá que se ve en compañía de otros. Solo un compañero de sofá experto en sonido puede hablar de la mezcla de sonido de 1917, pero todos podemos opinar si la película de Bong Joon-ho es mejor o no que la de Scorsese. A los que nos gusta el cine nos gusta hablar de cine. En los Óscar de Prometeo solo puede hablar el que sabe.

Compartir el artículo

stats