Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En canal

¡Leonooor!

La isla de las tentaciones es la bomba televisiva del año. Vale, pero hablemos de asuntos serios y dejémonos de infidelidades chorras y amores eternos que duran lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks (¡fuerza, Sabina!)

¿Saben que la princesa Leonor Borbón cayó en la tentación de ver La isla de las tentaciones? En los mamíferos, y somos mamíferos, durante la gametogénesis femenina u ovogénesis, se produce el desarrollo y diferenciación de ovocitos mediante la división meiótica a partir de células diploides. Como oyen. Sorprendentemente, este proceso se inicia durante el desarrollo embrionario. De los millones de células madre u ovogonias procedentes de células germinales primordiales disponibles antes del nacimiento, solo unas miles se convierten en ovocitos primarios y entran en la profase de meiosis hasta que su desarrollo se detiene antes o poco después del nacimiento. Ya ven. El proceso se reanuda años más tarde, durante la pubertad, haciendo que solo 400 de los ovocitos primarios disponibles maduren en la forma de óvulos en ciclos de 28 días durante la época fértil de la mujer. Es así la cosa. Como la vida de cada mujer es cosa suya, allá lo que cada una decida respecto a qué espermatozoides fecundarán (o no) sus óvulos y formarán cigotos que podrían terminar siendo la alegría de la casa (o tampoco). Caso distinto es, con perdón, el de Leonor. Puesto que su casa es la casa real, este proceso es un asunto político de primer orden que trasciende el mero proceso biológico. Es asunto de todos porque nos afecta a todos. Por eso lo recoge, por ejemplo, la Constitución.

La vida sexual y reproductiva de Cristopher y Estefaníaaa es cosa suya, la de Leonor, no. Ya tiene catorce añitos y el Parlamento debería considerar qué modelos de conducta sexual sigue en la tele, no vaya a ser que de estos polvos vengan unos lodos que un día hagan salir a los habitantes del reino a la calle gritando desesperados "¡Leonooor!"

Compartir el artículo

stats