Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ARTíCULOS DE BROMA

La vacuna de 3.600 millones

No hay vacuna para el coronavirus, pero Italia inyectará 3.600 millones de euros a su economía para evitarles una neumonía a los automóviles de Turín y al turismo de Venecia. El Producto Interior Bruto de Italia podría contraerse un 0,2 %. El PIB y las enfermedades se contraen. Sin coronavirus, ya se había contraído el 0,3 % el trimestre anterior, o sea, que Italia tiene patologías previas. La OCDE, un organismo de 36 estados que coordina políticas económicas, calcula que, si la epidemia es grave, la economía mundial crecerá la mitad. El coronavirus es de esas enfermedades que afectan al crecimiento.

¿3.600 millones de euros es una inyección eficaz contra el coronavirus? Es difícil saber qué es mucho dinero para los que sólo sabemos lo que es poco por lo que tenemos, es decir, por experiencia propia. Antes de que el liberalismo sostenido produjera milmillonarios parecía que una cantidad pública era poca si la podía tener una persona. Los 3.600 millones es la fortuna que rondan el constructor de infraestructuras Rafael del Pino (4.000 millones de euros) y el magnate hotelero Miguel Fluxá (3.000 millones), milmillonarios pobres, 23 veces menos ricos que Amancio Ortega, que no desgravan regalando escáneres para diagnóstico de enfermedades.

Barclays estimó que ocho bancos españoles cobraron por las malas 3.600 millones con el IRPH (un índice hipotecario con nombre de virus) a 300.000 afectados. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea puede fallar que "los odiosos ocho" devuelvan el dinero. Los bancos dicen que el índice, más caro que el euríbor, fue calculado por el Banco de España, como si fuera un virus de laboratorio. El problema no es el índice, sino cómo fue transmitido a sus clientes. No hay vacuna para los bancos.

Compartir el artículo

stats