Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Cacereño

MIREN A VER

Antonio Cacereño

Periodista

Repliegue

Las cosas no van bien. Normal. Estamos en tierra de nadie. Se trata de intentar aprender, de conocer, de saber qué hay ahí adelante. Y nadie lo sabe. No es un mal sueño que acabará una mañana al levantarse. Es la realidad. Esta situación terminará. Antes hay que trabajar y esforzarse fuerte y duro. Y cuando termine no será de repente, se verá venir. Luego habrá secuelas. Ahora mismo no se ve venir. Lejos, muy lejos aún. Recomiendo a todos lo que puedan y tengan capacidad de concienciarse que se hagan a la idea. Y que echen un cabo a todo su entorno. Este mundo necesita a gente cabal ahora y va a necesitar a mucha más gente cabal en unos meses. Dos semanas de exploración por el territorio que no conocemos: (1) la crisis sanitaria avanza y (2) la económica se aproxima. La pandemia ha cogido absolutamente desprevenido a todo quisqui. A nadie se le esconde que las autoridades de toda clase y condición se han visto y ven desbordadas. No hay materiales para proteger a los sanitarios. Y si se compran con la urgencia que precisamos somos víctimas de ladrones y especuladores. Tal vez alguien pueda comprender ahora a Juan Negrín y su oro de Moscú a la hora de hacerse con material de guerra para defender el orden legal establecido en tiempos de buitres. (a) Nuestros sanitarios están escasos de medios. A ver si llegan y en la cantidad suficiente o necesaria. (b) El bicho penetra en centros de mayores, más desprotegidos aún que los establecimientos sanitarios. Cuando el Covid-19 llega allí se comporta peor que un abusador de instituto. Lo festeja a lo grande para desgracia de todos nosotros. (c) No se sabe el alcance de la infección. El nivel de pruebas es insuficiente y desconocemos a qué nos enfrentamos. Parece ser que resulta necesario más conocimiento sobre por dónde anda y discurre el virus. O sea, ciencia, que ya hay, pero más matemáticas y big data para identificar mejor la situación y tomar decisiones. Y salir adelante, juntos, no lo olviden. En esas estamos. Hemos avanzado poco. Algo. Empezamos a tomarnos en serio lo que ocurre. Es el repliegue. Pensar lo que hemos hecho mal, y lo que hemos hecho bien, y avanzar. Ya saben, a partir de mañana más restricciones a a las actividades económicas. Lo primero es lo primero, la salud. Los holandeses para otro día.

Compartir el artículo

stats